Coronavirus

Castilla y León adapta su industria alimentaria al cambio climático para seguir creciendo

El Gobierno autonómico ayudará con 363.000 euros catorce actuaciones del Proyecto Mencía que impulsa Vitartis

Laboratorio de I+D+i de Grupo Matarromera
Laboratorio de I+D+i de Grupo Matarromera

Renovarse o morir. Y Castilla y León apuesta por lo primero para seguir creciendo, en este caso a través de su potente industria agroalimentaria y de la mano de la innovación y adaptación al cambio climático. La Consejería de Economía y Hacienda impulsa el Modelo de economia circular de adaptación y mitigación del cambio climático (Proyecto Mencía) puesto en marcha por la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis), cuyo objetivo es contribuir a la mejora de la sostenibilidad de las empresas agroalimentarias.

El proyecto ha sido aprobado en la reciente convocatoria de subvenciones para las Agrupaciones Empresariales Innovadoras (AAEEII) o clústers para el ejercicio 2020, por la que subvencionarán catorce actuaciones que van a contribuir a impulsar la competitividad del tejido empresarial de la Comunidad.

Estas actuaciones, cuyo plazo de ejecución finaliza el 15 de octubre de 2020, cuentan con una subvención de 363.000 euros por parte del departamento que dirige Carlos Fernández Carriedo, que movilizarán una inversión de casi 550.000 euros.

El proyecto puesto en marcha por el clúster Vitartis contempla dos bloques de actuaciones. El primero de ellos se refiere a la identificación de buenas prácticas, tecnologías y soluciones que permitan mejorar la eficiencia de los procesos productivos para reducir su impacto sobre el clima en cuatro ámbitos: logística, envases, energía y agua. Una vez identificadas estas soluciones, se propondrán directamente a las empresas asociadas a través de grupos de trabajo, talleres colaborativos, encuentros de dinamización y distintas sesiones de trabajo.

El segundo bloque de actuaciones busca identificar las medidas de adaptación al cambio climático de la industria alimentaria de la Comunidad, tanto en la gestión del agua, como en el análisis de la vulnerabilidad y de los riesgos que supone para el sector en Castilla y León. Para identificar soluciones que permitan optimizar el uso del agua en los procesos productivos, se partirá del análisis de los ciclos hídricos reales en empresas de distintos subsectores y se propondrán las tecnologías, soluciones e iniciativas que se pueden aplicar.

Respecto al análisis de vulnerabilidades del sector, el proyecto recoge que se debe realizar una adaptación de la metodología internacional diseñada por el IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change), así como de las orientaciones de la Oficina Española de Cambio Climático, a través del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático. Ello permitirá identificar los efectos más probables que el cambio climático tendrá en Castilla y León, según los distintos escenarios posibles, con el fin de plantear medidas de adaptación específicas.

Los resultados, tanto de los efectos más probables del cambio climático en el sector, como de las medidas de adaptación propuestas, se llevarán a un panel de expertos para su discusión y validación.