Jesús Julio Carnero logra casi 17 millones de Europa para las bodegas de Castilla y León

Además, el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural reivindica a la UE un seguimiento del mercado del sector vacuno

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, participa en la Conferencia SectorialJcyl

Casi 17 millones ha logrado arrancar el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, a la Europa de la Unión (UE) para ayudas a las inversiones en bodegas de Castilla y León a través del programa de apoyo al sector vitivinícola español.

Así lo avanzó tras participar, por videoconferencia en la Conferencia Sectorial presidida por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planes, en el que el punto más destacable fue la distribución de estos fondos Feaga.

El importe que se asigna a Castilla y León en esta Conferencia es de 16,8 millones, prácticamente casi la totalidad para el sector del vino. Esto significa el 28,5 por ciento de todo el reparto que se ha conformado para el conjunto de Comunidades Autónomas.

Con esta financiación se podrán resolver 67 solicitudes con proyectos valorados en 43,5 millones de euros. Se corresponden con solicitudes presentadas entre el 1 de febrero de 2019 y el 31 de enero de 2020, en el marco de la tercera convocatoria de ayudas del PASVE.

Dentro de ese montante total, Castilla y León también recibe 26.052 euros para resolver recursos que se han estimado de inversiones en bodegas correspondientes a convocatorias anteriores. Por otra parte, Castilla y León tiene asignados además 48.695 euros para resolver las ayudas del Ministerio de Agricultura para la flor cortada correspondientes a cinco solicitudes. Un sector, este último, donde los principales productores viveristas no están en la Comunidad, localizándose mayoritariamente en levante (Andalucia y Murcia fundamentalmente).

Por otra parte, el encuentro sirvió para analizar la situación de los mercados. En este sentido, Carnero señaló que “es importante destacar la necesidad de que la Comisión analice muy detalladamente la evolución de la carne de vacuno, y se vean posibilidades de actuaciones en materia de regulación del mercado para este sector”.

“Los ganaderos”, añadió, “están sufriendo un progresivo deterioro de sus ingresos, que les afecta a sus rentas, motivado por la reducción de los precios percibidos. En los últimos años la pérdida es superior al 20 por ciento”.

Actualmente las cotizaciones de terneros/as están en niveles mínimos, en torno a unos 200 euros/100 kg vivo, muy por debajo de los cerca de 270 euros a los que cotizaba. Esta reducción se ha visto acelerada por las restricciones de la Covid-19, hasta la situación de llegar a los actuales niveles mínimos de precios.

La situación de precios que se vive en el mercado del cebo y la carne de vacuno está arrastrando también de manera directa a los ganaderos de vacas nodrizas que surten de teneros al mercado.

Reforma de la PAC

Relativo a las negociaciones con el Parlamento, para acercar posiciones, las cuestiones medioambientales son clave en las negociaciones. Y este apartado va a tener reflejo tanto en las ayudas del primer pilar (pagos directos) como en las ayudas del segundo pilar (desarrollo rural).

No se debe perder de vista que el objetivo fundamental de la Política Agraria Común (PAC) es que el sistema productivo agroalimentario europeo se mantenga, por múltiples argumentos (garantizar el suministro de alimentos, permitir que las familias mantengan su forma de supervivencia con la actividad agrícola y ganadera, evitar el despoblamiento de las áreas rurales, y por supuesto la actividad sostenible con el medio ambiente).

Por lo tanto, desde Castilla y León, se sigue insistiendo tanto al Consejo como al Parlamento que se evite polarizar las grandes decisiones a un solo componente (el medioambiental).  El conjunto de componentes o planteamientos tendría que ser el que permita adoptar las decisiones finales.

Desde la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural se sigue defendiendo que el componente de apoyo a la renta debe ser máximo, no dedicando más del 20 por ciento de los pagos directos del primer pilar a los ecoesquemas. Además,  debe mantenerse en el primer pilar los apoyos actuales a los sectores que perciben ayudas acopladas, por la negativa situación de mercado que pueda derivar en sectores tan sensibles como, por ejemplo, el vacuno.

Reglamento de Transición, necesario para enlazar la PAC actual con la nueva

Esta semana se tenía conocimiento del Acuerdo entre el Consejo y el Parlamento para el reglamento de Transición que se pondrá en marcha el 1 de enero de 2023. Para la Comunidad es importante porque esta normativa permitirá prorrogar para 2021 y 2022 las actuales medidas agroambientales y la agricultura ecológica.

Pero tal y como explicó el consejero “necesitamos que se apruebe ya, para comunicar estas posibilidades a nuestros agricultores y ganaderos y evitar así incertidumbres”.

Así mismo también en este reglamento se definirán las reglas para utilizar los fondos (NG). Castilla y León ha reiterado que estos fondos se incorporen a los actuales Programas de Desarrollo Rural (PDR), en las mismas condiciones que el resto de fondos NG, es decir, sin cofinanciación.

La Consejería apoya la iniciativa del Consejo y del Parlamento para que esto finalmente sea así. Y se solicita, además, que estos fondos, dentro de los actuales PDR, se puedan asignar a medidas que fomenten las inversiones (modernización de explotaciones, jóvenes, modernización de regadíos), para ayudar a las explotaciones en zonas con limitaciones productivas y por supuesto a medidas agroambientales y agricultura ecológica. Las previsiones son que Castilla y León pueda acceder a unos 85 millones de euros más para su PDR, procedente del “Next Generation” Feader.