Pulseras para reforestar Riofrío

Valeria, una niña de 5 años que veranea en esta localidad abulense, las elabora y vende para recaudar dinero que ayude a recuperar esta zona arrasada por las llamas el pasado verano

Consecuencias del incendio iniciado en Navalacruz a su paso por Riofrío (Ávila)
Consecuencias del incendio iniciado en Navalacruz a su paso por Riofrío (Ávila) FOTO: Ricardo Munoz Martin Agencia ICAL

Valeria, una niña de 5 años que suele pasar sus vacaciones en Riofrío, uno de los catorce municipios abulenses afectados por el incendio que el pasado mes de agosto arrasó más de 22.000 hectáreas, realiza pulseras para obtener un dinero destinado a reforestar esta zona de la provincia.

Por ello, este sábado, 8 de enero, tendrá lugar en este municipio abulense una plantación de 300 árboles de diferentes especies entre las 10.00 y las 14.00 horas “gracias al compromiso de Valeria”, dentro de la iniciativa “Un pueblo, un bosque”, de Fundabem, una asociación que trabaja en favor de las personas con discapacidad de la provincia.

Gracias al trabajo que durante los últimos meses ha realizado Valeria, una pequeña que al ver el desastre ecológico provocado por el fuego, quiso que las pulseras que hacía, sirvieran para “devolver a su pueblo los árboles que el incendio quemó”, se podrá llevar a cabo esta iniciativa solidaria.

”Valeria pone los árboles y su ilusión, colabora con tu esfuerzo”, señalan los impulsores de esta iniciativa que ha citado a las diez de la mañana, en la plaza del Ayuntamiento, a quienes decidan sumarse a esta plantación.

La pequeña decidió que podía vender las pulseras que hacía, para poder plantar árboles en las zonas arrasadas por el cuarto incendio más extenso de España en las últimas cuatro décadas.

Al ver cómo las llamas se acercaban a Riofrío y quemaban su entorno, obligando a evacuar a los vecinos, la pequeña decidió que con lo recaudado por los trabajos que hacía para su familia trataría de comprar árboles para repoblar nuevamente su pueblo, naciendo la iniciativa bautizada como “Las pulseras de Valeria”.