Una persona detenida por altercados y más de 1.100 camiones escoltados por la Guardia Civil en Castilla y León

La delegada del Gobierno, Virginia Barcones asegura que “no vamos a consentir que unos pocos generen miedo, inseguridad y desabastecimiento”

La delegada del Gobierno se reúne con sectores afectados por las acciones violentas de grupos al transporte de mercancías
La delegada del Gobierno se reúne con sectores afectados por las acciones violentas de grupos al transporte de mercancías FOTO: Eduardo Margareto Agencia ICAL

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha asegurado que “vamos a garantizar que ni los servicios ni las infraestructuras logísticas esenciales se vean afectados por las actuaciones violentas de un grupo que dice pertenecer a una asociación minoritaria de transportistas, que está realizando actos vandálicos en nuestras carreteras y que está poniendo en riesgo la seguridad del tráfico o, lo que es lo mismo, la vida de las personas”.

Así lo ha manifestado en el transcurso de una reunión celebrada esta mañana en la Delegación del Gobierno y en la que ha estado acompañada por los responsables en la comunidad autónoma de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Según ha dicho la delegada “hemos estado a lo largo de estos días ya en contacto de manera individual con los ahora convocados al objeto de hacer un análisis conjunto y hemos estado dando respuesta a las necesidades que se nos han estado planteando”.

La representante del Gobierno de España en la comunidad autónoma ha explicado que desde que empezaron “estos desmanes” la Guardia Civil ha tenido que escoltar hasta su destino a más de 1.100 camiones para que “no se paren nuestras fábricas, los animales de las granjas puedan comer o no se produzca desabastecimiento de productos esenciales”.

Para hacer frente a estos actos de sabotaje y garantizar la normalidad en el transporte están actuando en Castilla y León más de 3.500 agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado de los cuales 2.950 son guardias civiles y 625 son policías nacionales.

Incidentes

Ha puesto algunos ejemplos como los tres accidentes de tráfico, “afortunadamente sin víctimas personales aunque con daños materiales” ocurridos esta noche en la A-6, dentro del término municipal de Cebrones del Río, cerca de La Bañeza (León) porque “a algún insensato se le ocurrió arrojar ruedas de camión a la carretera”.

O los al menos tres camioneros que han resultado “heridos en las manos y en los ojos porque personas que han huido de inmediato del lugar han arrojado piedras desde puentes elevados a los camiones que transitaban por carreteras de Salamanca y León y les han roto las lunas”. También se han registrado decenas de pinchazos en las ruedas de camiones y otros daños en muchos vehículos e incluso agresiones, en Segovia, a camioneros que estaban trabajando.

La Guardia Civil ha detenido a una persona en Onzonilla (León) por un delito contra la seguridad vial al poner en grave riesgo a los usuarios de la vía. Además, ha identificado e investigado a once personas en León a las que se les acusa de delitos continuados de desórdenes públicos, daños y contra la Seguridad Vial. Y ha sido investigada otra persona en Segovia por intentar agredir a un camionero.

“En Castilla y León”, ha añadido Barcones, “podríamos decir que tenemos la situación controlada y hemos venido siendo contundentes lo que no quiere decir que no lo seamos todavía más para dar una respuesta proporcional a la escalada de violencia que vemos que se ha producido”.

En esta reunión se ha abordado la situación en la que se encuentra la comunidad autónoma después de más de cuatro días continuados de “acciones que coartan la libertad de movimiento de muchos trabajadores que quieren salir a la carretera y que no pueden porque unos pocos han decidido impedírselo por la fuerza. Soy la primera en respetar la libertad de manifestación, pero dentro de los parámetros de la legalidad. Y no están siendo, ni mucho menos, pacíficos. Además, en este caso, no se puede decir que estemos ante una huelga de trabajadores ni ante un paro general”.

En la reunión han estado presentes diversos colectivos que se habían puesto en contacto con la Delegación del Gobierno para pedir ayuda y transmitir la situación a la que les estaba abocando las medidas coercitivas impuestas a la fuerza por estos grupos violentos.

Así, han estado presentes o han seguido la reunión por videoconferencia los responsables de CECALE, Empresa Familiar de Castilla y León, URCACYL, Asociación de empresarios de Supermercados de Castilla y León, la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (VITARTIS), la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) en Castilla y León y las federaciones de transporte CETM y FITRANS.

Barcones ha hecho hincapié en que “el Gobierno de España va a garantizar el libre tránsito de los camioneros autónomos que quieran ejercer su derecho al trabajo, sin que su actividad se vea coaccionada por un grupo de violentos que quieren poner en jaque el transporte de mercancías esenciales como los alimentos, los medicamentos o los combustibles”.

Barcones ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad porque “vamos a reforzar todos los dispositivos para aumentar la seguridad y el suministro de los bienes, así como el derecho al trabajo de los pequeños autónomos que quieran ejercer libremente y sin coacciones su actividad”.

“Vamos a actuar con contundencia” ha dicho la delegada, “y se va a denunciar, con acuerdo a la legalidad vigente, a todos los que están impidiendo la normal circulación y a detener a los que estén cometiendo acciones que, con arreglo a nuestro Código Penal, sean delitos”.