Barcones garantiza el transporte de productos esenciales en Castilla y León

La delegada del Gobierno insiste en que no hay huelga “porque no se han respetado las normas” y advierte que serán contundentes contra quienes “pongan en riesgo la seguridad”

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, en León
La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, en León FOTO: CAMPILLO Agencia ICAL

El Gobierno de España sigue en sus trece contra la crisis que vive el sector del transporte tras ocho días de huelga que está poniendo en jaque ya al abastecimiento de muchos productos, que empiezan a escasear en los mercados, supermercados y tiendas y no parece que tenga pensado llevar a cabo las medidas que permitan reducir el precio de los carburantes principalmente, además de la luz y el gas, hasta el próximo 29 de marzo, según anunció la semana pasada Pedro Sánchez.

De hecho, desde Castilla y León, el Gobierno niega que haya una huelga de transportistas.Esto no es una huelga ni es un paro general, no hay servicios mínimos ni esenciales y no se ha respetado el mínimo de las normas que se tienen que respetar en cualquier tipo de reivindicación”, denunciaba este lunes la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, mientras garantizaba el transporte de productos esenciales a la Comunidad para que no se genere ningún tipo de desabastecimiento, y advertía que serán contundentes contra quienes “pongan en riesgo la seguridad”.

Además, recordaba a todos aquellos transportistas que se están movilizando con cabezas tractoras que estas protestas “son ilegales” porque no se ha solicitado permiso previo.

Barcones señalaba que hasta la fecha se han realizado 1.500 acompañamientos y explicaba que hay capacidad para llevar a cabo muchos más porque se han desplegado más de 3.500 agentes lo que ha permitido cubrir todas las solicitudes para que todas las mercancías, especialmente las esenciales, lleguen a su destino. ”Cualquier reivindicación es legítima pero siempre que se haga por los cauces establecidos y respetando los derechos”, decía la delegada del Gobierno, quien aseguraba, contundente, que en Castilla y León “se han cometido delitos” en algunas actuaciones protagonizadas por piquetes violentos.

Además, señalaba que estos piquetes han puesto en riesgo la seguridad de quienes circulan por las carreteras al lanzarse neumáticos a la calzada en mitad de la noche -que provocó tres accidentes-, el lanzamiento de piedras que ha destrozado lunas o la de los transportistas “que sí querían trabajar y a los que no se ha respetado este derecho, apuntaba.

”Hablamos de acciones que podrían haber desembocado en gravísimos accidentes, por lo que no consentiremos hechos violentos y que se ponga en riesgo la seguridad de nadie y que se vulnere la ley”, finalizaba.