El 86% de los ayuntamientos de Castilla y León rinde cuentas

El presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia, ensalza el municipalismo como “seña de identidad” de la Comunidad

El Consejo de Cuentas de Castilla y León celebra su Pleno en el Ayuntamiento palentino de Brañosera
El Consejo de Cuentas de Castilla y León celebra su Pleno en el Ayuntamiento palentino de Brañosera FOTO: Bragimo Agencia ICAL

El 86 por ciento de los ayuntamientos de la Comunidad rindieron la cuenta del ejercicio 2020, en una horquilla que oscila entre el 74 por ciento de la provincia de Segovia y el 91 por ciento de la de Soria. Se registró una ligera mejora de 0,4 puntos porcentuales respecto al ejercicio anterior, al pasar de un 69,4 a un 69,8 por ciento de los ayuntamientos, según los datos del Consejo de Cuentas.

El Ayuntamiento palentino de Brañosera acogió hoy el pleno de aprobación del Informe anual sobre las cuentas del sector público local de Castilla y León, donde el presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia, afirmó a la Agencia Ical que la comparación de los niveles de rendición de los ayuntamientos por comunidades autónomas pone de manifiesto que la Comunidad presenta “valores ligeramente superiores a la media nacional”.

Aun así, se está alejados de los mejores resultados obtenidos por las comunidades de Aragón, Galicia y Valencia. Señalo que en el origen de estas diferencias se encuentra la adopción, por parte de estas últimas, de medidas que vinculan la concesión o el pago de subvenciones al cumplimiento de la obligación de rendición de cuentas.

El Consejo de Cuentas de Castilla y León celebra su Pleno en el Ayuntamiento palentino de Brañosera
El Consejo de Cuentas de Castilla y León celebra su Pleno en el Ayuntamiento palentino de Brañosera FOTO: Bragimo Agencia ICAL

Con relación a los incumplimientos de rendición de cuentas, tomando como referencia el periodo 2015-2020, un total de 177 ayuntamientos no han rendido las cuentas de tres o más ejercicios, lo que representa el ocho por ciento de los municipios de la Comunidad.

En este sentido, Amilivia recordó que, dentro del Plan Anual de Fiscalizaciones de este año, se recoge la realización de un informe sobre el análisis de la situación de los municipios más incumplidores de la obligación de la rendición en Castilla y León, en la etapa 2003-2020. “Cuando una entidad no rinde sus cuentas no incumple con el Consejo, sino con los vecinos; por eso es un deber democrático”.

Todo ello cuando el sector público local de Castilla y León está integrado por 4.749 entidades, que se configura por 2.248 ayuntamientos, 2.216 entidades locales menores, nueve diputaciones, un Consejo Comarcal y 275 mancomunidades. Asimismo, lo integran también 182 entidades dependientes adscritas a las entidades locales.

Datos económicos

En cuanto a la liquidación presupuestaria, en conjunto, las 2.750 entidades locales de la Comunidad que rindieron cuentas reconocieron obligaciones (gastos) por importe total de 2.529,6 millones de euros, lo que en relación con los derechos reconocidos (ingresos), por importe de 2.742,5 millones, arroja un resultado agregado de 212,9 millones de euros, 144 millones más que en 2019.

El 75,5 por ciento de las entidades locales que han rendido cuentas liquidó con resultado positivo, porcentaje que se eleva al 81,8 por ciento en el caso concreto de los ayuntamientos. Los municipios gestionan por encima del 72 por ciento del total de los recursos y gastos correspondientes a todas las entidades locales.

La mayor parte corresponden a los ayuntamientos mayores de 50.000 habitantes, que alcanza alrededor del 35 por ciento de los derechos y obligaciones reconocidos por el conjunto de las entidades locales de Castilla y León. Por su parte, las diputaciones reconocieron derechos y obligaciones por importes que representan el 24,4 y 25 por ciento respectivamente.

Por su parte, el presidente de la entidad, Mario Amilivia, ensalzó el municipalismo como “seña de identidad de Castilla y León, al ser un rasgo que caracteriza a la Comunidad, de la mano de una dedicación desinteresada de alcaldes y concejales que, sin ningún tipo de compensación, conforman una especie de voluntariado cívico al servicio de los ciudadanos de la Comunidad que hacen posible el mantenimiento de los municipios”.