Dos especies de pájaros anidan por primera vez en los humedales del Empordà durante el confinamiento humano

Los técnicos del parque natural observan nidos de garza pescadora y argón blanco, aves de patas largas de andares elegantes

Tienen unas patas largas y ligeras para caminar por el agua. Un cuello también largo, como el protagonista de celebre cuento de Hans Christian Andersen, “El patito feo”. Y un pico en forma de arpón que utilizan para capturar a sus presas, principalmente, peces, ranas e insectos, aunque también son capaces de zamparse un mamífero de pequeñas dimensiones. Son la garza pescadora (Ardea cinerea) y el ardón blanco (Ardea albal) dos pájaros típicos de ríos y humedales. Pueden llegar a hacer un metro de alto. Y su presencia en el Parc Natural dels Aiguamolls de l’Empordà durante el confinamiento ha llamado la atención de los técnicos. Porque es la primera vez que observan que estas dos especies han nidificado en este parque natural del norte de Cataluña.

El personal técnico ha localizado cuatro nidos de agrón blanco y dos nidos de garza pescadora en medio de una colonia de una treintena de nidos de otra especie de aves piscívoras: el agrón rojo. Esta colonia mixta se encuentra en uno de los ambientes del carrizal de la Reserva Integral de las Llaunes.

A principios de mayo, a los técnicos les llamó la atención ver cómo estas dos especies de pájaros llevaban ramas en sus picos para construir nidos. Los siguieron observando y días más tarde vieron que los nidos estaban ocupados con las aves incubando.

Una especie que casi desaparece en el siglo XX

A principio de siglo XX, el agrón blanco casi desaparece por culpa de la persecución del hombre. Pero resistió en Hungría. Y hace unos años, llegó al Delta del Ebro procedente del Este de Europa, a través de los humedales del Mediterráneo, pero sólo anidaba allí. En los humedales del Empordà, se le podía ver como ave migratoria e hibernando. Pero nunca había anidado. El hecho de haber encontrado cuatro nidos ha sorprendido a los técnicos del parque.

La garza pescadora encuentra una casa en el Empordà durante el confinamiento humano

Durante el confinamiento de la población, la garza pescadora, más común en Cataluña, con colonias en el Delta del Ebro, Lleida y Barcelona, ha anidado también a los humedales del Empordà, al norte de Girona. Aunque buena parte del año, solía pasearse por los humedales, nunca se había decidido a asentarse allí para reproducirse.

En este parque natural, se monotorizan poblaciones de especies de aves protegidas. Hay más de cien especies de aves reproductoras, a las que se pueden sumar estos dos pájaros con andares elegantes de patas y cuello largo.