Barcelona hará cribados masivos en Trinitat Vella y el Raval, donde la incidencia duplica la media de la ciudad

A quince días la vuelta al colegio, Cataluña intensifica las pruebas PCR para contener la covid. La media de edad de los nuevos positivos es de 38 años

A las puertas de la vuelta al colegio en Cataluña, los mensajes de prudencia y responsabilidad no dejan de sucederse. «Si tienen prevista una cena con amigos o con la familia, déjenla para más adelante», aconsejaba este lunes la consellera de Salud, Alba Vergés. «Hay que minimizar el contacto de los niños con los abuelos», añadía ayer la doctora Magda Campins, en una entrevista en Catalunya Ràdio. Como jefa de Epidemiología de Vall d’Hebron, Campins ha estudiado cómo se ha comportado el virus en países donde el curso escolar ya ha empezado. En Alemania o Dinamarca se detectaron más casos cuando los niños volvieron a clase aunque los repuntes fueron puntuales y la curva se estabilizó rápido.

“Habrá casos en las escuelas”

«Casos en las escuelas habrá porque tenemos una transmisión comunitaria muy alta», advierte Campins. Esta alerta va acompañada de un mensaje de tranquilidad, subraya que los niños no desarrollan formas graves de covid: la mayoría es asintomático o tiene síntomas leves. Pero también insiste en minimizar el contacto de los niños con grupos de riesgo, como abuelos o personas con patologías que pueden tener complicaciones si se contagian de la covid.

Doce fallecidos en las últimas 24 horas

Por ahora, Cataluña no es Wuhan, el epicentro del virus, donde las clases empezaron el martes sin mascarilla, ni distancia de seguridad después de 16 días sin registrar ningún contagio local. En las últimas 24 horas, el departamento de Salud ha notificado doce fallecidos por covid. Además, ha aumentado a 720 el número de personas hospitalizadas, 124 están en la UCI. Pese a estos datos, la curva se está estabilizando. La velocidad de reproducción del virus y el riesgo de rebrote han bajado. El índice de contagios es de 1,01. Y eEl riesgo de rebrote, que mide el índice de crecimiento potencial del virus, también ha descendido y es de 185 puntos, una cifra que sigue siendo alta.

Más cribados

Las comarcas con mayor índice de rebrote son Les Garrigues, (655), La Noguera (475,4), el Ripollès (455,8), Alt Urgell (417,8), y la Cerdanya (284,6). Barcelona está a 196. Las restricciones y los cribados masivos han ayudado a contener el virus. «El cribado sirve como cortafuegos, pero lo importante es garantizar que se cumplan las cuarentenas», matiza Josep Maria Argimón.

A quince días de empezar las clases, Barcelona hará cribados masivos en los barrios de Trinitat Vella y el Raval, donde la incidencia está muy por encima de la media de la ciudad. Ambos son barrios con rentas bajas, en los que tres cuartas partes de los casos se dan entre menores de 45 años. Mientras que la incidencia media en Barcelona entre el 22 de junio y el 26 de agosto fue de 622 casos por cada 100.000 habitantes, en Trinitat Vella fue de 1.442 y en el Raval de 959.

Esta semana, Salud ha iniciado semana cribados masivos de PCR en los barrios de Balàfia, Pardinyes, Centre Històric, Mariola y Secà de Sant Pere de Lleida; en los de La Florida, Pubilla Cases y Les Planes de L’Hospitalet de LLobregat; en los de Llefià y Gran Sol de Badalona, y en los de Marianao y Can Paulet de Sant Boi, y mañana los iniciará en la localidad gerundense de Salt. La mayoría son barrios con un índice elevado de población, de gente trabajadora y con vida social.

Brote en el hospital Sant Joan de Reus

En la ciudad de Reus (Tarragona), donde hace diez días que se aplican medidas restrictivas de actividades, de aforo y de horarios, el riesgo de rebrote se ha situado en 270 -120 puntos menos que ayer- con una velocidad de contagio que sigue descendiendo y que es ya de sólo 0,74.

La mala noticia es el brote detectado en el Hospital Sant Joan de Reus con 26 positivos, 14 de ellos en el sociosanitario y el resto, entre pacientes ingresados, aunque la mayoría son asintomáticos.