Colau ultima la “tasa Amazon” para regular la distribución urbana de mercancías

La alcaldesa presenta el plan de movilidad urbana que también quiere reducir el uso del coche un 25%

La alcaldesa, Ada Colau, ha presentado en sesión plenaria del Pacto por la Movilidad -en la que están representadas las entidades sobre movilidad y transportes- la propuesta del Plan de movilidad urbana (PMU) 2024. Este documento es la hoja de ruta con los objetivos a alcanzar en movilidad los próximos años, así como las medidas que se quieren emprender. Fija como objetivo que el 81% de los desplazamientos en la ciudad se hagan a pie, en transporte público o en bicicleta y se reduzca un 25% el uso del vehículo privado para impulsar una movilidad sostenible. Pero el plan también pretende reducir significativamente el parcamiento libre en la ciudad e incluso introducir la “tasa Amazon”, en la que ya está trabajando.

Es decir, una tasa de última milla (para grabar el comercio electrónico, que ocupa el espacio público para distribuir las compras) y tomar así las riendas para gestionar la distribución de mercancías. Para ello, plantea la creación de “microplataformas DUM” (Distribución Urbana de Mercancías), una en cada distrito, y la posibilidad de adaptar las zonas de carga y descarga durante el horario nocturno.

En el contexto postcoronavirus, el gobierno municipal quiere seguir hasta el 2024 los pasos emprendidas durante el desconfinamento para ampliar aceras y dar mucho más espacio al peatón. Por ello, en los próximos meses seguirá quitando espacio a los coches (como ya se ha hecho en las calles Consell de Cent y de Rocafort, entre otros), hasta alcanzar 32 km nuevos para los peatones. “No podemos dar un paso atrás, al contrario: tenemos que colaborar todos para hacer más pasos adelante”, ha sentenciado la alcaldesa.

El PMU también prevé sacar de la acera todos los estorbos con que se encuentran los peatones. En una primera fase, el Ayuntamiento retirará -de la mano de las compañías privadas- los postes de la luz y de telefonía que aún hay en muchas aceras de la ciudad. Pero también seguirá con la estrategia para que las motos aparquen en la calzada, en vez de la acera, y consolidará que las nuevas terrazas de bares y restaurantes se hagan en espacios ganados al tráfico, tal y como ha explicado la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, y la concejala de Movilidad, Rosa Alarcón.

La apuesta por facilitar los trayectos a pie servirá para conseguir el objetivo final del ejecutivo: que un 82% de los trayectos que se realicen en 2024 sean sostenibles (es decir, que se hagan a pie, en bicicleta o en transporte público). Según los últimos datos (2018), el peso de los trayectos sostenibles en Barcelona es de un 74%, y el del vehículo particular es de un 26%.

Con las medidas previstas en el PMU 2024, el uso del coche y la moto privados se pretende que se reduzca un 25% para que tenga un peso de, solamente, el 18% respecto a los 8,4 millones de trayectos diarios que se harán de dentro de cuatro años. Hasta entonces, el gobierno Colau también quiere que se recupere (y amplíe) el uso del transporte público hasta suponer el 41% de los trayectos, y que el uso de la bicicleta se doble, hasta los 420.000 trayectos diarios (un 5% de los trayectos).

Adiós al aparcamiento libre

El PMU 2024 también prevé reducir exponencialmente las zonas de aparcamiento libre. Si actualmente en Barcelona hay un 56% de plazas de aparcamiento reguladas (es decir, convertidas en zona verde o azul), dentro de cuatro años serán un 90%.