Felicidad en la casa de la pradera: Kevin Costner, Jeff Bridges y Kiefer Sutherland disfrutan con el country

Las 3 estrellas de Hollywood se divierten grabando discos de música de raíces y girando por todo el mundo

Kiefer Sutherland, en escena en una de sus actuaciones
Kiefer Sutherland, en escena en una de sus actuacionesLa Razón

En España y en Europa en general es mucho menos frecuente, pero en Estados Unidos la música y el cine siempre han estado estrechamente relacionados. Los ejemplos son incontables, y solo hace falta recordar las carreras de precisamente los dos cantantes más exitosos, Elvis Presley y Frank Sinatra. Ambos desarrollaron, con mayor o menor fortuna, una larga trayectoria en la gran pantalla.

Pero hay otros ejemplos, como el amigo inseparable de Frank, Dean Martin, y otros más recientes, como David Bowie, Sting, Cher, Barbra Streisand, Tom Waits y tantos otros.

No obstante, está probado que el camino al revés resulta más difícil. Un cantante puede intentar actuar, pero si lo hace fatal queda más disimulado que un intérprete de cine tocando mal un instrumento o desafinando.

Pero siempre hay excepciones, y un terreno especialmente abonado es el de actores de los últimos 30 y 40 años probando en la escena country, y con resultados más que correctos. Resulta difícil adivinar el motivo para que sea más este estilo que otros.

Uno de los casos que llama más la atención es el de Kiefer Sutherland. El actor californiano, pero nacido en Londres y de familia canadiense (su padre es el célebre actor Donald Sutherland), y de 54 años, parece vivir una segunda juventud desde hace tiempo, una vez superados sus fuertes problemas de adicciones.

Kiefer fue un actor emblemático de Hollywood desde mediados de los años hasta el estreno de “Los Tres Mosqueteros”, en 1993. Fue su último éxito en la gran pantalla. Antes se había transformado en un icono para los jóvenes de la época, como “The Lost Boys”, “Cuenta Conmigo” y “Línea Mortal”, donde conoció a la que sería su pareja, Julia Roberts.

Sin embargo, a partir de ese momento sus problemas con el alcohol y las drogas truncaron del todo su carrera, que durante años se limitó a películas que casi ni se estrenaban en los cines. En el presente siglo, cambió la suerte. Fue escogido protagonista de la muy exitosa serie “24”, y su interpretación del agente Jack Bauer le ha impulsado con fuerza hacia una fama mundial.

En los últimos años ha ejercido también, productor y director ganador de un Emmy y un Globo de Oro, comenzó a perseguir una carrera musical secundaria en las décadas de 2000 y 2010.

El primer paso fue formar el sello discográfico Ironworks junto a su amigo Jude Cole. Kiefer estaba eufórico por el enorme éxito de “24”, era a mediados de la primera década de este siglo. La compañía contrató a artistas como Rocco DeLuca, Lifehouse e incluso al afamado cantautor indie Ron Sexsmith, también canadiense.

Para ese momento, Kiefer ya empezó a tocar con su propia banda, llamada Kiefer Sutherland Band, animado por Jude Cole. El siguiente paso fue iniciar una pequeña gira de bares por Estados Unidos en 2015, pero la idea fue calando. Al año siguiente, lanzó su primer disco, “Down in a hole”, y fue una pequeña sorpresa su amalgama de country, pop y sonido de rock clásico. Al igual que discos similares de colegas actores, suena bien, estándar, pero a buen nivel. cantante y compositor realizó una gira por pequeños bares de Estados Unidos en 2015. En 2019, se publicó un disco mejor, “Reckless and me”. Cantando sobre los tópicos del género, como carreteras y corazones rotos, la sensación es que Kiefer disfruta cantando y tocando country.

Jeff Bridges no necesita presentación como actor. Cualquier cinéfilo conoce de sobras películas como “The Last Picture Show”, “Starman”, “King Kong” (1976), “Los fabulosos Baker Boys”, “Tron”, “El Gran Lebowski”, entre muchas otras, y “Corazones rebeldes", que nos acerca directamente al tema que nos ocupa. Actores en el mundo del country.

No mucha gente lo sabe, pero Jeff ya era compositor antes de ganar el Oscar por su magnífica interpretación de Bad Blake en la citada película. De hecho, en el año 2000 ya lanzó su primer disco, “Be Here Soon”. Ese álbum presentaba una amalgama de pop, rock, country e incluso canciones de soul, y tiene invitados de lujo como Bryan Ferry y David Crosby. Al igual que los discos de Sutherland, la producción quizá es demasiado estándar.

En 2011 llegó un segundo disco, llamado “Jeff Bridges”. En la misma línea de música de raíces, el actor también se divirtió saliendo de gira con su banda, The Abiders (el nombre es un tributo al nombre de su emblemático y cachondo personaje en “El Gran Lebowski”). Jeff toca en directo la guitarra y los teclados, además de cantar.

La banda ofreció unos conciertos de verano en el Red Rock Casino en Las Vegas en 2014, todos los cuales fueron grabados, y condujeron al álbum “Live”. Además de cantar como Bad Blake en “Corazones rebeldes”, Jeff también compuso algunas de las canciones.

Por su parte, Kevin Costner también goza de fama mundial como actor y director. Ha participado en películas tan famosas como “JFK”, “No hay salida”, “Los Intocables de Elliott Ness”, “Un mundo perfecto”, “Bailando con lobos”, “El guardaespaldas”, “Waterworld”, y un largo etcétera.

Además de su faceta cinematográfica, lo cierto es que Kevin siempre ha estado vinculado al mundo de la música, empezando por su afición a tocar la guitarra, que viene de lejos. De hecho, comenzó a actuar como músico antes de que despegara su carrera cinematográfica.

El primer paso llegó con la formación de la banda Roving Boy, junto a sus amigos John Coinman y Blair Forward. Grabaron un disco de música de raíces, bastante country, llamado “Simple Truth”, que no tuvo mucha repercusión, aunque consiguió un sorprendente número 1 en Japón.

El problema es que más o menos en ese momento el éxito de Kevin en el cine se disparó de forma meteórica, lo que impidió que la banda tuviera continuidad. No hubo más discos, pero si actuaciones esporádicas, ya que se dieron cuenta de que lo pasaban muy bien tocando juntos en un escenario.

A partir de 2005, Costner se tornó más ambicioso, y añadió tres miembros a la banda, que se cambió de nombre. Ahora se llamarían Kevin Costner & Modern West. Siguiente paso: grabar y lanzar el álbum “Untold Truths”, en 2008. Siguieron “Turn it on”, y “From where I Stand”. Finalmente, el grupo se encargó de la banda sonora de la miniserie de Kevin, “History Channel”. Son álbumes agradables de escuchar, que nunca convencerán a un xperto en country, pero que se pueden escuchar. Diferentes son los conciertos, llenos de mujeres de mediana edad que, al menos en Europa, no están nada familiarizadas con el country, y que acuden para ver a la estrella en persona. Una de sus giras pasó por España.