Cataluña acaba la primera ronda de vacunación en las residencias y entre el personal sanitario esta semana

La campaña de vacunación avanza a buen ritmo: llega la vacuna de Moderna y el lunes, se empezará a administrar la segunda dosis de Pfizer-BioNTech

Una enfermera del Hospital Sant Pau de Barcelona inyecta la vacuna de covid-19 a una compañera, este lunes, cuando los equipos de vacunación han inyectado en Cataluña un total de 68.306 dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech a personal sanitario, trabajadores e internos de residencias de mayores y funcionarios de cárceles y centros de justicia juvenil, con lo que desde el pasado 27 de diciembre la cifra de vacunados alcanza el 57% de las 120.000 dosis de las que dispone la Generalitat, que hoy recibirá 60.000 vacunas mas. EFE/Marta Pérez.
Una enfermera del Hospital Sant Pau de Barcelona inyecta la vacuna de covid-19 a una compañera, este lunes, cuando los equipos de vacunación han inyectado en Cataluña un total de 68.306 dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech a personal sanitario, trabajadores e internos de residencias de mayores y funcionarios de cárceles y centros de justicia juvenil, con lo que desde el pasado 27 de diciembre la cifra de vacunados alcanza el 57% de las 120.000 dosis de las que dispone la Generalitat, que hoy recibirá 60.000 vacunas mas. EFE/Marta Pérez.Marta PérezEFE

La campaña de vacunación de Cataluña coge ritmo después de un arranque a trompicones. Este mediodía ha llegado el primer lote de la vacuna de Moderna, 5.800 dosis que empezarán a administrarse entre el viernes y el sábado. Y si todo va bien, el lunes, Josefa Pérez, la señora de 89 años que reside en el centro Feixa Llarga de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y que el 27 de diciembre se convirtió en la primera catalana en ser vacunada, recibirá la segunda dosis.

De las 180.000 dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech que han llegado a Cataluña, se han distribuido 136.450 y se han administrado 91.335. Hasta ayer se habían vacunado ya 31.884 residentes de centros de la tercera edad y discapacitados, 16.636 profesionales de esos centros y 42.815 a profesionales sanitarios que trabajan en primera línea. El departamento de Salud se ha guardado las 18.450 dosis restantes para empezar a suministrar la semana que viene la segunda dosis de esta vacuna que debe ponerse entre 21 y 40 días después del primer pinchazo. Habitualmente, cada semana, llegan 60.000 dosis del sérum de BioNTech-Pfizer, mientras que Moderna espera entregar 98.000 dosis a lo largo del mes de febrero. Salud tiene claro que no hay que retrasar al segunda dosis porque una población a medio vacunas se corre el riesgo de que se creen cepas resistentes

El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha explicado esta mañana en una rueda de prensa telemática junto con la subdirectora general de Promoción de la Salud y responsable del programa de vacunación contra la covid de la Generalitat, Carmen Cabezas, que si no hay imprevistos, esta semana acabará la primera ronda de vacunación en las residencias catalanas que estén en verde. El lunes empezarán la segunda ronda con Josefa y Conchita, la directora de la residencia. Argimon estima que en la primera fase de vacunación, que inmuniza a los residentes, al personal de las residencias y personal sanitario, se administrarán una 748.000 dosis y se alargará hasta marzo.

Tanto residentes como sanitarios han aceptado bien la vacuna. Donde han encontrado más reticencias es entre los empleados de las residencias. Entre un 7 y un 8% de estos trabajadores han rechazado ponerse la vacuna, pero esta cifra va a la baja según avanza la campaña. Entre el personal sanitario el rechazo no llega ni al 1%. la doctora Cabezas ha explicado que su departamento está realizando seminarios informativos on line para divulgar los beneficios de la vacunación.

Según los estudios, la vacuna de Pfizer-BioNTech ofrece un 95% de efectividad una semana después de la segunda dosis y que apenas se han observado efectos secundarios, más allá de dolor en el brazo e inflamación, habitual en las inyecciones. En Cataluña, se han obervado reacciones leves en un 0,2% de las personas que han recibido la vacuna. “El efecto secundario más común es dolor en el brazo, aunque en algún caso aislado se ha observado urticaria, inflamación o febrícula”, ha explicado Cabezas.

Sobre la vacuna de Moderna, ha recordado que tiene una efectividad del 94%. También ha explicado que a diferencia de la alemana, se almacenan a 20 grados bajo cero y requieren una logística distinta. Esta vacuna no irá a las residencias. Se repartirá a través de los hospitales a los sanitarios porque deben descongelarse y administrarse. No se puede transportar descongelada como la de BioNTech/Pfizer. Los primeros hospitales que pincharán Moderna serán el de Sant Joan de Déu de Barcelona, Amposta, Manresa y Mataró.

Argimón no sabe responder cuándo se vacunará el resto de la ciudadanía. Dependerá del ritmo de distribución.