Jimmy Savile, el mayor delincuente sexual en la BBC

Considerado en vida como lo más parecido a un héroe, el DJ en realidad era un depredador que abusó durante varias décadas con total impunidad

Jimmy Savile
Jimmy SavileLa Razón

El sacerdote que ofició el funeral de Jimmy Savile, en 2011, dijo que «su vida fue una épica de ofrecimiento de tiempo y ofrecimiento de talento». Muchos fueron los que se acercaron a mostrar sus respetos al dorado ataúd que guardaba sus restos, algunos de ellos disfrazados como quien consideraban un ídolo. Una ridícula peluca rubia, unas gafas redondas, un chándal con la cremallera abierta y un gran cigarro era lo indispensable para poder recrear a quien había sido una de las grandes estrellas de la BBC, el hombre que había entrevistado a los grandes de la música -Beatles o Sex Pistols incluidos- célebre también por sus muchas campañas de ayuda con las que recaudar fondos para buenas causas. Cuando la pompa y el boato de su entierro se vio en las televisiones de toda Gran Bretaña, para muchos era evidente que se estaba despidiendo a un héroe en las calles de Leeds. Sir Jimmy, como era conocido, parecía haberse ganado el cielo.

Sin embargo, poco después del adiós a Savile empezó a aflorar la otra cara del personaje, su lado más oscuro, aquel que lo representa como lo que realmente era: uno de los mayores delincuentes sexuales que ha tenido Reino Unido, contando con el respaldo de la BBC, la cadena que lo consideraba como una de sus principales estrellas.

Savile había nacido en 1926 y tras intentar ganarse la vida como minero trató de hacer carrera como deportista profesional. Lo suyo era la música, sobre todo pincharla en emisoras de radio y en salones de baile, algunos de ellos administrados por él mismo. Entre 1958 y 1968 era el principal DJ de Radio Luxemburgo donde sus programas tenían audiencias millonarias, en ocasiones de hasta seis millones de oyentes. Pronto dio el salto a la televisión presentando «Top of the Tops» en la BBC. Todos querían estar en los espacios de Jimmy Savile, desde los cuatro de Liverpool pasando por The Who o los Rolling Stones, pero también los primeros ministros o los miembros de la familia real.

Un peligroso pedófilo

Savile afirmaba que no le gustaban los niños, que no tenía simpatía alguna por ellos, pese a dedicarles no pocos programas en televisión. La realidad era distinta porque fue un peligroso pedófilo: afirmando que odiaba a los niños sabía que nadie profundizaría en su vida privada. Hubo algunas denuncias a principios de la década de los sesenta, pero quedaron arrinconadas.

Solo entre 1966 y 1976 se calcula que Savile habría abusado de unas 500 personas, en su mayoría menores entre 13 y 15 años, aunque la más pequeña de las víctimas del monstruo tenía solamente dos años.

A raíz de las muchas denuncias que salieron a la luz pública tras la muerte de Savile, especialmente gracias a un documental realizado por ITV 1, la BBC se vio obligada a llevar a cabo una investigación interna. Los detalles de aquel trabajo siguen siendo estremecedores. De esta manera se supo que, por ejemplo, el presentador estrella de la BBC había abusado de algunos de los enfermos del hospital psiquiátrico londinense de Broadmoor. Lo mismo pasó con algunos de los pacientes de otro hospital, el de Stoke Mandeville, del condado de Buckinghamshire, al norte de la capital británica, siendo sus víctimas 63 personas con edades entre los 8 y los 40 años. El familiar de una de ellas presentó una queja, pero nunca fue entregada a la policía. En 2014 también se supo que Savile había incluso practicado la necrofilia al tener libre acceso a los depósitos de cadáveres de casi una treintena de hospitales británicos.

¿Cómo era posible que un tipo como Savile pudiera actuar con total impunidad? Margaret Thatcher pidió hasta en cinco ocasiones que Savile fuera reconocido por Buckingham como Caballero del Imperio Británicos. Al mismo tiempo, miembros del equipo de Thatcher mostraban su inquietud ante los rumores sobre la vida privada del DJ.

Los altos ejecutivos de la BBC miraron para el otro lado mientras Savile delinquía y provocaba daños irreparables. En este sentido, entre 1996 y 2006 la Policía determinó que había usado su despacho en la cadena pública británica para aprovecharse de menores, muchos de ellos invitados como público en su programa. La BBC acabó pidiendo perdón, al igual que el ministerio de Sanidad británico.

A raíz del escándalo provocado por todas estas revelaciones, se retiró la ostentosa triple lápida del delincuente en el cementerio de Scarborough. Acabó en un contenedor. La familia de Savile ha afirmado que no descarta desenterrarlo para incinerarlo y esparcir sus cenizas donde no molesten a nadie. El legado de Jimmy Savile son unos 450 abusos sexuales documentados.