La Generalitat exige “cambios” al Gobierno para evitar el pago de 5,4 millones de euros al Tribunal de Cuentas

El Govern espera que la Moncloa maniobre para eximir de responsabilidades económicas a los 41 excargos de la administración catalana

GRAFCAT5665. BARCELONA, 28/06/2021.- El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante su intervención en la recepción oficial que ha ofrecido este lunes a los nueve líderes independentistas indultados por el Gobierno. EFE/Andreu Dalmau.
GRAFCAT5665. BARCELONA, 28/06/2021.- El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante su intervención en la recepción oficial que ha ofrecido este lunes a los nueve líderes independentistas indultados por el Gobierno. EFE/Andreu Dalmau.Andreu DalmauEFE

La fianza que ha pedido el Tribunal de Cuentas a los 41 excargos de la Generalitat por valor de 5,4 millones amenaza con convertirse en un nuevo obstáculo para la nueva etapa de diálogo que quiere abrir el Gobierno con Cataluña. De hecho, el Govern ya ha advertido de que este golpe económico son “piedras en el camino” y espera que la Moncloa acometa “cambios” en los próximos días para que los afectados queden eximidos del pago.

La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, se ha hecho eco de las recientes palabras del ministro José Luis Ábalos en las que reconocía que la fianza solicitada por el Tribunal de Cuentas son “piedras en el camino”, pronunciamiento que le parece adecuado, pero ha pedido acción. Plaja ha sostenido que se piden 5,4 millones de euros por “delitos inexistentes porque en ningún caso han perjudicado a la administración catalana” y ha asegurado que el president Pere Aragonès lo trasladará esta tarde en la reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

“Pedimos que no gire la cabeza, no mire a otro lado”, ha afirmado Plaja, quien no ha detallado cómo se pagará esta fianza -ha precisado que todavía no se ha procedido al embargo de los bienes- ni tampoco los pasos que está dando la Generalitat para defender jurídicamente a los 41 afectados. En este sentido, ha cargado contra el Tribunal de Cuentas al que considera un “órgano administrativo” que no debería tener el margen que tiene “para hacer lo que está haciendo”. “El Tribunal de Cuentas no es un tribunal. Es un órgano parajudicial-administrativo que busca venganza. Es un órgano político y politizado que actúa por oficio en algunos casos”, ha añadido.

El Tribunal de Cuentas ha cuantificado en 5.422.899,28 euros el supuesto desvío de dinero público de la Generalitat para promocionar el “procés” en el extranjero entre 2011 y 2017. Un montante aún provisional al que -si el procedimiento culmina con su enjuiciamiento contable- deberán hacer frente con las correspondientes fianzas 42 personas, entre ellas Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, a quienes reclama 1,9 millones, y al ex president Artur Mas, cuya supuesta responsabilidad contable asciende a 2.8 millones.

Reunión

Plaja también ha resumido que Aragonès abordará esta tarde con Sánchez tanto temas del “procés” como cuestiones económicas y sociales. En este sentido, ha dicho que el president pedirá que “tome medidas” sobre el Tribunal de Cuentas y que el Gobierno cumpla con el informe del Consejo de Europa, que reclama reformar el delito de sedición y el libre retorno de Carles Puigdemont y el resto de fugados de la Justicia española (Toni Comín, Clara Ponsatí, Anna Gabriel, Lluís Puig y Marta Rovira).

La portavoz ha advertido de que será una “reunión de trabajo” y “no una foto de cortesía”. Asimismo, también ha enfriado la reactivación de la mesa de diálogo porque considera que el Govern debe consensuar una posición con todo el independentismo y concretar una “metodología”. De esta manera, todo apunta a que el foro de negociación no se activará hasta septiembre, como mínimo.