Educación cede ante los sindicatos y anuncia una moratoria optativa al nuevo currículum

El conseller Josep Gonzàlez Cambray rechaza dimitir pese a las protestas

El conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, junto a la secretaria general Patrícia Gomà y la secretaria de Transformación Educativa Núria Mora
EUROPA PRESS
El conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, junto a la secretaria general Patrícia Gomà y la secretaria de Transformación Educativa Núria Mora EUROPA PRESS FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

El conseller de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, ha anunciado hoy que los centros educativos que lo soliciten podrán no aplicar el próximo curso el nuevo decreto de currículum que está preparando el departamento.

Lo ha dicho este miércoles en una rueda de prensa en la conselleria, convocada tras cancelar la inauguración prevista en el Saló de l’Ensenyament, en el que ha irrumpido un centenar de manifestantes en huelga.

Gonzàlez-Cambray ha asegurado que entiende la “inquietud” de los centros ante la aplicación de este nuevo currículum, a quienes envió un borrador para recabar sus aportaciones --se han recibido más de 500-- y remitirá un nuevo documento la próxima semana.

El conseller ha apuntado que habrá “la transitoriedad que haga falta”, porque los centros tienen ritmos distintos en sus despliegues curriculares, y ha recordado que el nuevo currículum viene obligado por la nueva ley estatal de educación, la Lomloe.

No obstante, en esa misma lógica, los centros que ya estén en proceso de cambio curricular tendrán “una cobertura y todas las herramientas para tirar adelante” en forma de normativas que les amparen.

Gonzàlez-Cambray y la secretaria de Transformación Educativa, Núria Mora, han apuntado que las horas de gestión autónoma de los currículums permiten que los centros se organicen “por ámbitos competenciales o como hacían hasta ahora”.

Mora ha asegurado que “la transitoriedad de los currículums está vinculada a la autonomía de centro” y ha concretado que en Bachillerato, etapa condicionada por las pruebas de acceso a la selectividad, muchos centros ya trabajan de forma competencial.

En este sentido, en una carta al profesorado enviada el pasado viernes, el conseller avanzó que el currículum tendría un despliegue “progresivo y con flexibilidad” en los próximos tres cursos, a lo que se suma la concreción anunciada este miércoles de que el primer año será de aplicación optativa.

“Les quitamos toda la presión de tomar decisiones precipitadas y hacer cambios de forma demasiado acelerada”, ha resumido el conseller.

Gonzàlez-Cambray ha asegurado que entiende “el cansancio” del profesorado pero ha descartado dimitir como le piden, asegurando que se siente con toda la fuerza de seguir avanzando y seguir al servicio del Govern y del presidente Pere Aragonès para avanzar --textualmente-- en la mejora del sistema educativo catalán.

“En ningún caso me planteo dimitir”, ha enfatizado, y ha asegurado que hará una valoración de la huelga cuando terminen los cinco días convocados --el último será el 30 de marzo-- más uno contra el 25% de castellano, el 23 de marzo.

Gonzàlez-Cambray ha añadido que, según las primeras cifras provisionales de seguimiento de este miércoles, un 14% de los docentes de la pública y un 7% de la concertada han optado por ejercer su derecho a huelga.

Ha asegurado que hará “todos los gestos que hagan falta ante los sindicatos y los maestros” a través de los órganos establecidos de negociación sindical porque todos quieren lo mismo.

Sobre la aplicación del nuevo calendario escolar, una de las medidas que los sindicatos en huelga critican, ha asegurado que no ve “ninguna razón objetiva” para aplazar su entrada en vigor el próximo curso y por modificar el inicio de curso previsto para el 5 de septiembre en las escuelas y el 7 en los institutos.

“Estamos preparados para desplegar esta medida. Tenemos tiempo de escuchar todas las propuestas de mejora que nos vayan llegando”, ha sostenido, detallando que se está estudiando cómo garantizar la atención gratuita a todo el alumnado a primera hora de la tarde.

La manifestación en la segunda jornada de huelga educativa en Barcelona ha empezado sobre las 12.00 horas ante la Estació de Sants con miles de personas concentradas, que se dirigirán por la calle Tarragona hasta plaza Espanya, donde se celebra desde este miércoles el Saló de l’Ensenyament.

En la pancarta unitaria que encabeza la manifestación, suscrita por los sindicatos convocantes Ustec·Stes, CC.OO., Intersindical-CSC, Aspepc·Sps, UGT, CGT y Usoc, se lee el mensaje: ‘Basta de imposiciones y de recortes. Escuela pública y de calidad’.

Han coreado consignas como ‘Cambray dimisión’, ‘Cambray, escucha, o huelga, huelga, huelga’, ‘Vote, vote, vote, Cambray quien no vote’, entre otros mensajes contra el titular de Educación, así como ‘Basta recortes en la educación’, ‘No va de vacaciones’ y ‘El dinero público, a la escuela pública’.

A primera hora de la mañana, un centenar de manifestantes que protestaban contra el conseller de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, han irrumpido en el Saló de l’Ensenyament, que el conseller debía inaugurar este miércoles en el recinto Montjuïc de Fira de Barcelona.

El Saló de l’Ensenyament ha empezado este miércoles en el Recinto Montjuïc de Fira de Barcelona con la irrupción de un centenar de manifestantes coincidiendo con la huelga educativa, y sin la presencia del Conseller de Educación Josep Gonzàlez-Cambray.

El conseller tenía previsto participar en un recorrido por los estands del evento junto a la consellera de Investigación y Universidades, Gemma Geis, a modo de inauguración, y ambos habían convocado a los medios para hacer declaraciones.

No obstante, coincidiendo con la segunda jornada de huelga educativa, los manifestantes en primer lugar se han concentrado en la plaza Espanya a la espera del conseller y pidiendo su dimisión.

Después han irrumpido en el recinto, dirigiéndose hasta la zona en la que las autoridades --entre ellas Geis, varios rectores, diputados y cargos del Govern-- conversaban a la espera del acto oficial de inauguración, recorriendo un pabellón y sentándose en el suelo durante unos minutos hasta que se han disuelto.

Geis sí que ha podido hacer un recorrido para visitar a los expositores, pero Gonzàlez-Cambray ha cancelado su participación y ha remitido a los medios a una rueda de prensa en la conselleria.

El 31 Saló de l’Ensenyament, que se celebra desde este miércoles hasta el 20 de marzo en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, cuenta con más de 200 expositores y busca potenciar sus funciones de orientación y la guía con más de 1.000 propuestas y actividades en este sentido.

El Ejército tiene un estand como expositor en el Saló, igual que todos los cuerpos operativos de seguridad y emergencias de Catalunya (Institut de Seguretat Pública de Catalunya, los Mossos d’Esquadra, los Bombers y los Agents Rurals).