Ofensiva contra la Jefatura de Vía Layetana: el Parlament fiscaliza el edificio para exigir su cesión

La cámara, con ERC al frente de la petición, reclama al Gobierno una visita para controlar las obras que está llevando a cabo el Ministerio del Interior

Inmediaciones de la comisaría de Vía Laietana de Barcelona, siempre punto de mira del independentismo, tras los disturbios al finalizar la manifestación convocada por la ANC en la última Diada
Inmediaciones de la comisaría de Vía Laietana de Barcelona, siempre punto de mira del independentismo, tras los disturbios al finalizar la manifestación convocada por la ANC en la última Diada FOTO: Toni Albir EFE

Nueva ofensiva del independentismo contra la Jefatura de Policía de Vía Layetana. La Comisión de Justicia del Parlament, presidida por Esquerra, ha reclamado por carta a la Delegada del Gobierno en Cataluña, Maria Eugènia Gay, una visita de entidades y diputados a la comisaría del centro de de Barcelona para comprobar que las obras que lleva a cabo Interior “no estropean un espacio que debería ser de denuncia de la tortura”.

La carta, firmada por el diputado de ERC y presidente de la comisión Jordi Orobitg, recuerda a la delegada que los miembros de la comisión expresaron su voluntad de realizar la visita el pasado 17 de febrero “para conocer el estado actual del edificio y comprobar las modificaciones y alteraciones que se llevan a cabo con relación a su valor histórico”.

La comisión asegura en la misiva que su ámbito de actuación incluye la memoria histórica y que, en este sentido, la visita a la comisaría cobra “especial importancia”. “Solicito vuestra autorización para que este órgano parlamentario pueda hacer esta visita en los términos expuestos. Os informo que, junto a los diputados miembros de la comisión, asistirían a la visita representantes de la Comisión de la Dignidad, cuya relación os comunicaríamos en cuanto autorice la visita”, reza la carta con fecha de este jueves 24 de marzo.

La veda la ha abierto Esquerra esta legislatura al aprovechar su posición en el Congreso para exigir que se cierre ya y convertirlo en un centro de memoria histórica y denuncia del franquismo. Una reclamación a la que ha sumado a Podemos y que ha trasladado incluso a la Comisión Bilateral entre el Estado y la Generalitat, en la negociación de los presupuestos con el Gobierno de Pedro Sánchez e incluso en la mesa de diálogo. El edificio lleva años siendo una petición del independentismo y del partido morado porque durante la dictadura franquista fue la sede de la Brigada Político-Social, que dirigía la persecución a los disidentes.

Una presión que siempre se topa con la negativa de la Moncloa por la fuerte carga política que conllevaría su traspaso. Es más, en una respuesta parlamentaria de este pasado mes de diciembre, el Gobierno respaldó por escrito la continuidad de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en el edificio en Barcelona de Vía Layetana por ser una instalación de Patrimonio del Estado y “no existir ningún tipo de acuerdo para el traspaso de su titularidad”. “Se informa que el edificio de Via Laietana es un edificio público que forma parte del Patrimonio del Estado y dedicado a un servicio público, desde el que presta servicios la Policía Nacional, y no existe ningún tipo de acuerdo para el traspaso de su titularidad”, contestó por escrito el Ejecutivo con fecha de 20 de diciembre.

En el edificio se están ejecutando obras para cambiar toda la iluminación y también los sistemas de calefacción y aire acondicionado, así como techos y paredes, con la idea de contar con un sistema energético más eficiente pese a que Esquerra se jactó de haber arrancado del Gobierno que se retirara parte de la inversión destinada para la Jefatura. Aún así, la reforma sigue.

Y ahora el Parlament busca fiscalizar las obras para acabar exigiendo de nuevo su traspaso a Barcelona con la vista puesta en 2023, año de comicios locales. De hecho, el líder de ERC en el Ayuntamiento y posible candidato a la alcaldía el año que viene, Ernest Maragall, se ha referido en su cuenta de Twitter a la iniciativa parlamentaria y ha advertido: “Primero la visita formal, después hablaremos de cómo recuperar dignidad y memoria en Via Laietana. La historia pide ser entendida, interpretada y devuelta a la ciudadanía. Es la única vía para respetarnos a nosotros mismos”.