Descubren una especie desconocida en el origen de la Humanidad en África

Los antepasados de los africanos se aparearon con una especie arcaica o “fantasma” de entre 360.000 y un millón de años de antiguedad y que se separó del árbol genealógico humano incluso antes de los neandertales

Según un estudio publicado en “Science Advances” por un grupo liderado por científicos de la Universidad de California, plantea que de la misma manera que los humanos modernos (Homo sapiens) se cruzaron con los neandertales en Europa y con los denisovanos en Asia y Oceanía, los antepasados de los africanos se aparearon con una especie arcaica o que dejó su huella en el genoma de los africanos actuales. Esta especia hasta ahora desconocida se cruzó hace unos 43 000 años con los Homo sapiens africanos y dejó su huella genética, pero al no haber registros fósiles que lo demuestren, los investigadores se refieren a ellos como la especie “fantasma”.

El trabajo analiza la ‘introgresión’, es decir, la introducción de genes de una especie en el genoma de otra, “y eso ocurre cuando hay hibridación o cruce entre dos organismos de la misma especie o de especies distintas”, explica a EFE Antonio Rosas, paleontólogo español del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). fortunadamente, hay una forma de tener una idea de cómo se mezclaron los humanos antiguos que no implican estudiar restos: la genómica moderna. Para este estudio, Arun Durvasula y Sriram Sankararaman analizaron el genoma de 405 africanos occidentales vivos y lo compararon con los genomas de neandertales y denisovanos.

“Al comparar estos genomas con un modelo teórico, ven su variabilidad y descubren que esa variación genética encaja con la introgresión de genes de especies distintas, es decir, demuestra que ha habido hibridación con especies arcaicas porque hay fragmentos genómicos que no corresponden a la variabilidad de Homo sapiens”, explica el paleontólogo español. Los autores encontraron poblaciones en África occidental derivadas entre el 2 y el 19 por ciento de su ascendencia genética de este antiguo homínido aún no descubierto.

Características de la nueva especie

Los investigadores sugieren que esta especie fantasma tiene una antigüedad de entre 360 000 y un millón de años y que se separó del árbol genealógico humano incluso antes de los neandertales. Estos parientes extintos del Homo sapiens transmitieron genes a los antepasados africanos de los modernos Yoruba y Mende hace aproximadamente 24.000 años o más. Podría tratarse de una especie de Homo erectus o un descendiente “pero no un H. erectus estricto porque las fechas de diferenciación de ese linaje arcaico fantasma es posterior al Homo erectus”, aclara Rosas.

Esta no es la primera vez que se encuentran especies ‘fantasmas’ de ancestros extintos desconocidos en el ADN moderno. Los investigadores que observaron el ADN de Eurasia han encontrado previamente rastros de al menos tres homininas antiguas aún no descubiertas en los genomas humanos modernos. Pero esta es la primera vez para el ADN moderno de África occidental.