Cantar “Hola, don Pepito” mientras se lava las manos puede propagar el coronavirus

Un estudio de la Universidad sueca de Lund ha investigado varias canciones y cómo diseminan el virus en el aire

Durante meses hemos enseñado a los niños a mantener la higiene con el lavado constante de manos, e incluso se lo hemos puesto más fácil implementando en el proceso cualquier canción que les resulte conocida y fácil de seguir. Así, temas como el “Cumpleaños feliz” o el “Hola, don Pepito” se han trasladado a los lavabos para acompañar las medidas sanitarias. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Lund en Suecia titulado ""Partículas respiratorias exhaladas durante el canto y la conversación" , y publicado en la revista Aerosol Science and Technology, en el que concluyen que determinadas canciones, ricas en consonantes, esparcen una gran cantidad de partículas de aerosol y gotas en el aire circundante.

"Hay muchos informes sobre la difusión de Covid-19 en relación con el canto de coros. Por lo tanto, se han introducido diferentes restricciones en todo el mundo para hacer que cantar sea más seguro. Sin embargo, hasta ahora no ha habido ninguna investigación científica sobre la cantidad de partículas de aerosol y gotas más grandes que exhalamos cuando cantamos ", dice Jakob Löndahl, profesor asociado de Tecnología de Aerosoles en la Universidad de Lund. El estudio reunió entonces a 12 cantantes sanos, 2 bajos, 1 barítono, 2 altos, 2 sopranos, 3 tenores y 2 altos, y dos personas con Covid-19.

Los voluntarios entraban en una cámara especialmente construida con aire filtrado y libre de partículas y se analizaron el número y la masa de partículas emitidas durante la respiración, el habla y el canto con y sin máscara. “Algunas gotas son tan grandes que solo se mueven unos pocos decímetros de la boca antes de caer, mientras que otras son más pequeñas y pueden continuar flotando durante minutos. En particular, la enunciación de consonantes libera gotitas muy grandes y las letras B y P se destacan como las mayores esparcidoras de aerosoles”, aclara Malin Alsved, estudiante de doctorado de Tecnología de Aerosoles en la Universidad de Lund.

Así el tema de prueba fue una canción infantil típica sueca llamada “Bibbis pippi Petter”, que los cantantes repitieron 12 veces en dos minutos a tono constante y luego la repitieron con las consonantes eliminadas. La iluminación con lámpara potentes y una cámara de alta velocidad permitieron observar los aerosoles y las gotitas lanzadas cada vez. Encontraron que a diferencia de hablar e incluso cantar suavemente, cuando los intérpretes entonan canciones como el tema sueco mencionado, o la versión del “Cumpleaños Feliz” en inglés, que tienen consonantes como B, P, T, K, D, R y G, el riesgo de contagio sin mascarilla se disparaba. Llevado a nuestro terreno tendríamos problemas con temas que también incluyan el sonido K, como “Cu cu, Cantaba la rana”, el mencionado “Hola, don Pepito” o los sonidos Z, como en “Soy una taza, una tetera...” pueden ser “peligrosas”.

El estudio también aclara que las mascarillas, el distanciamiento social y la ventilación interior adecuada pueden ayudar a prevenir las enfermedades inducidas por el canto, quienes esperan que su informe ayude a informar mejor a los coros y grupos corales sobre cómo cantar de manera segura durante la pandemia de COVID-19.