“Podemos hablar de tiempo y trabajo en casa forzado, no de teletrabajo

“Lo que nos ha tocado vivir en las últimas semanas no es conciliación”, apunta el presidente de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles

El presidente de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles (Arhoe), José Luis Casero, ha instado hoy a recuperar el debate de la conciliación laboral y familiar, que ha quedado “un poco de lado” durante los últimos meses debido a la pandemia por coronavirus.

En su comparecencia en la comisión de Les Corts Valencianes para el estudio de la racionalización de los horarios, Casero ha destacado que lo que nos ha tocado vivir en las últimas semanas “no es conciliación”, y ha reclamado menos anuncios y más acciones para avanzar en este campo.

“Podemos hablar de tiempo y trabajo en casa forzado, no de teletrabajo, y debemos hablar de estancia obligada con tus unidades familiares, no de conciliación”, ha asegurado, antes de recordar que “conciliar es un derecho fundamental”, que supone “disponer mejor del tiempo” y “encontrar un equilibrio entre la vida y el trabajo”.

Ha explicado que antes de la pandemia, España estaba a la cola de la Unión Europea en políticas de conciliación y flexibilidad laboral, y era unos de los países en “los que más tarde se salía del trabajo”, y ha precisado que la mayor parte de la conciliación recae sobre las mujeres.

Según ha señalado, el 94 % de las mujeres usa la flexibilidad laboral para cuidados de dependientes y responsabilidades del hogar, mientras que el 84 % de los hombres la utiliza para practicar deporte, estudios o hacer gestiones, y se ha preguntado si podemos permitirnos esto como sociedad.

“Conciliar no es trabajar menos, sino mejor”, ha afirmado Casero, quien considera que se han hecho muchos avances en esta materia, pero ha pedido a los políticos que “no se duerman en los laureles”, pues ha señalado que “casi todo el mundo está de acuerdo en que no hacemos bien las cosas, pero los avances son escasos”.

Ha considerado que la sociedad “se toma en serio estos temas”, pero ha lamentado que “siempre parece que hay algo que interfiere en dar impulso definitivo” a esta cuestión, “llamémosle crisis económica, Cataluña o pandemia”, ha apuntado.

Entre las medidas para favorecer un uso racional del tiempo, Casero ha citado la flexibilidad laboral y la coordinación de horarios escolares, laborales y comerciales; el cambio de los horarios “prime time” en las televisiones públicas y privadas, y campañas de sensibilización sobre la importancia del valor del tiempo y la puntualidad.

También ha abogado por la aprobación de una ley de usos del tiempo, una norma que ha sido anunciada en varias ocasiones pero sobre la que no hay avances, y por regular cuestiones como el teletrabajo o la desconexión digital, con el fin de evitar que los trabajadores estén conectados las 24 horas.

Los diputados integrantes de la comisión han preguntado por ese riesgo de hiperconectividad de los trabajadores, por la dificultad de cambiar la cultura horaria española, por la baja productividad en la Comunitat Valenciana, y por el sello de horarios racionales impulsado por la Arhoe, entre otras cosas.

La tecnología debe ser “una herramienta, no un fin”, ha defendido el presidente de la comisión nacional, quien ha afirmado que la responsabilidad individual en esta cuestión es también fundamental y ha dicho que él, a partir de las 20 horas, no coge el teléfono “ni al rey”, y para ello, hay que apagar el teléfono.

Está seguro de que se puede cambiar “la cultura presentista” existente en España, sobre todo porque sería beneficioso para empresas y trabajadores, y frente a la baja productividad, ha propuesto organizar mejor el tiempo.