El 8M de la pandemia en la Comunitat Valenciana: controlado y en redes sociales

La Assemblea Feminista celebra concentraciones en varios puntos de la ciudad

Vista general de la protesta ante el ayuntamiento con motivo del Día de la Mujer convocada por el Sindicat de Estudiants
Vista general de la protesta ante el ayuntamiento con motivo del Día de la Mujer convocada por el Sindicat de Estudiants FOTO: Biel Aliño EFE

Las mujeres valencianas han seguido las recomendaciones sanitarias, pero no han querido permanecer calladas en su día, el 8 de marzo, un Día Internacional de la Mujer muy especial por las restricciones sanitarias, pero que ha estado exento de lemas y reivindicaciones.

El 8M se ha celebrado en la Comunitat Valenciana con actos presenciales -algunos abiertos con la participación de hasta un centenar de personas y otros cerrados para reivindicar la historia del feminismo- y por redes sociales, acorde a la crisis sanitaria, en una jornada en la que una mujer de 53 años ha sido agredida con arma blanca por su expareja.

«Ni el 8 de marzo tenemos tregua», ha denunciado la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, al condenar la presunta agresión machista de Massamagrell (Valencia) y en alusión al Día Internacional de la Mujer.

La Coordinadora Feminista de València y la Assemblea Feminista ha reclamado un mayor repudio social hacia los machistas y los violentos y han reivindicado el feminismo como esencial porque solo con «más feminismo podemos cambiar este sistema».

Para celebrar el 8M, en las redes sociales se ha reflejado la conciencia por la lucha contra la desigualdad con imágenes reivindicativas personales, mujeres profesionales en distintos ámbitos, campañas de concienciación, la importancia del feminismo para salir de la crisis sanitaria y la reclamación de más igualdad y derechos para las mujeres.

La Coordinadora Feminista ha organizado una representación «cerrada» por la tarde que se retransmite por las redes sociales y con cobertura de la cadena autonómica À Punt ya que, pese a la pandemia, no quieren quedarse calladas ni sumisas en casa y han apostado por un acto «acorde a la situación» de la crisis sanitaria.

Desde las 9.30 horas, la Assemblea Feminista ha celebrado varias concentraciones en distintos puntos de la ciudad para reivindicar las dificultades de las mujeres migrantes para empadronarse en Valencia, por unos servicios de cuidados públicos y de calidad que reclamaron a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, y por la regularización de las migrantes.

En la plaza del Temple, ante la sede de la Delegación del Gobierno en la Comunitat, un centenar de mujeres ha denunciado la situación de los migrantes con proclamas como «No estamos todas, faltan las internas», «La ley de extranjería mata gente cada día» y «El feminismo será antirracista o no será», y reclamaron «fuera fascistas de nuestros barrios».

Por la tarde la Asssemblea Feminista ha convocado cuatro concentraciones en diferentes puntos de València (plaza Pinazo, Puente de Serranos, Serrería con Santos Justo y Pastor y Emilio Baró con Primado Reig) en las que se están manteniendo las medidas sanitarias, y llaman a participar en el 8M desde los balcones «para visibilizar a las invisibilizadas» a través de canciones, ruido o sonido de cacerolas.