Bétera, el municipio más rico de Valencia en el que los alumnos tienen que dar clases en los pasillos

El único instituto de esta localidad tiene el doble de alumnado del previsto pese a la construcción de barracones

Alumnos del Instituto Les Alfàbegues de Bétera en el que los alumnos dan clase en la cafetería
Alumnos del Instituto Les Alfàbegues de Bétera en el que los alumnos dan clase en la cafetería FOTO: La Razón La Razón

La localidad valenciana de Bétera es el municipio de la Comunitat Valenciana de más de 20.000 habitantes con mayor renta neta media anual por habitante, con 14.459 euros (897 euros más que en la estadística del año pasado), y está entre los 50 grandes municipios de España con más renta.

Sin embargo, los alumnos del único instituto existente en esta localidad tienen que dar clases en los pasillos o en la cafetería porque tiene al doble de alumnos que debería admitir. Si en circunstancias prepandémicas esto ya sería preocupante, ahora, indican los sindicatos es imposible cumplir la normativa covid.

El sindicato CSIF ha pedido por escrito a Conselleria de Educación que realice la remodelación como la construcción del nuevo IES de Bétera con la mayor celeridad posible advirtiendo de que es imposible cumplir el plan de contingencia covid.

La masificación y deficientes instalaciones del instituto de Enseñanza Secundaria Les Alfàbegue afecta no solo a los alumnos de este municipio de casi 25.000 habitantes, sino también a los estudiantes de ESO y Bachillerato de las poblaciones cercanas, donde muchos deben acudir porque no tienen otra alternativa.

El sindicato subraya un contexto actual en el que 1.230 alumnos desarrollan sus estudios en 29 unidades de ESO, seis de Bachillerato y 14 de ciclos formativos. En la actualidad existen siete barracones instaladas en el linde con el polideportivo municipal, y el Ayuntamiento también ha cedido aulas, por ejemplo, en el Centro Municipal de Formación de Personas Adultas.

“Todos los espacios actuales del instituto están dedicados a aulas, pese a que algunos no tienen las condiciones mínimas para impartir clase, como la cafetería o finales de pasillo. La generación de esos espacios ha ido derivando del incremento continuo de matrícula que ha provocado un exceso de alumnado y una masificación insostenible”.

Además, CSIF señala en su escrito que las actuaciones del plan Edificant, dirigidas a remodelar el actual IES y construir uno nuevo, pretende llevarlas a cabo Conselleria “manteniendo al alumnado en el recinto durante el transcurso de las obras, que pueden alargarse tres o cuatro años”. Ante esa decisión, el sindicato advierte del “riesgo para el alumnado dadas las características de la obra y del centro”.

Reclama, por tanto, que se estudie una solución alternativa más adecuada y se realice tanto la remodelación como la construcción del nuevo IES con la mayor celeridad posible. Además, demanda la incorporación de personal administrativo y de servicios que afronte las carencias existentes en este aspecto, que provocan una sobrecarga de trabajo para el equipo directivo que se agrava por el exceso de alumnado.