Los valencianos tienen menos poder adquisitivo que hace doce años

La capacidad de compra se sitúa 300 euros por debajo de la de un madrileño

Vista general de un puesto de pescados y mariscos en el Mercado Central de Valencia
Vista general de un puesto de pescados y mariscos en el Mercado Central de Valencia FOTO: Kai Försterling EFE

Tras experimentar en 2020 uno de los peores ejercicios de la historia debido a los ERTE por la pandemia, el salario medio en la Comunidad Valenciana experimentó durante el año pasado una incremento del 7,2 por ciento hasta situarse en un máximo de 1.595 euros. A pesar de ser una de las mejores cifras de los últimos años, el poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras de la Comunidad está un 4,9 por ciento por debajo del que alcanzó en diciembre de 2009, cuando se registró el máximo de la serie histórica.

Así se desprende de las puntuaciones del Monitor Adecco sobre variables como salario, conciliación, oportunidades de empleo, seguridad, y siniestralidad laboral, que colocan a la Comunidad Valenciana como la cuarta mejor autonomía para trabajar en nuestro país. Por séptimo trimestre consecutivo, la Comunidad de Madrid ocupa la primera plaza, con 6,9 puntos y se mantiene como la mejor autonomía para trabajar. Cataluña se ha movido hasta el segundo puesto, con una media de 6,4 puntos, gracias a la mayor caída en las puntuaciones de otras comunidades. Y tras ella, en tercera posición se ha colocado Aragón. Son las únicas con puntuaciones mayores a la de la Comunidad Valenciana.

Cuando descontamos la inflación de la evolución del salario medio, obtenemos la variación de su poder de compra. Considerando las variaciones acumuladas en los últimos ocho trimestres (período que considera el Monitor Adecco para analizar las variaciones del poder adquisitivo del salario) puede verse que el salario medio en la Comunidad Valenciana gana todavía en la actualidad un 0,5 por ciento de capacidad de compra, igual que la ganancia media nacional, siempre en comparativa interanual. El aumento es más positivo todavía si se tiene en cuenta que hace justo un año, el salario valenciano perdía un 0,4 por ciento de poder adquisitivo.

En comparación con otras autonomías, la capacidad de compra del salario medio valenciano ha perdido 300 euros/año en relación con la de Madrid, pero ha ganado el equivalente a 35 euros con relación al poder de compra del salario vasco. Estas diferencias reflejan en gran medida la desigual recuperación económica entre territorios sucedida a lo largo de 2021.

La inflación sigue subiendo

Mientras tanto, la inflación en la Comunidad Valenciana sigue subiendo y se situó en febrero en el 7,8 por ciento anual, 1,6 puntos por encima del dato interanual de enero, según el Índice de Precios de Consumo del INE.

Por grupos, el incremento anual fue del 5,8 por ciento en alimentos, el 12,6 por ciento en el transporte y el 29,4 por ciento en vivienda, con aumentos también en el resto de grupos pero menos acusados.

Así, el IPC se situó en el 2,6 por ciento en bebidas alcohólicas y tabaco, el 2,5 por ciento en vestido y calzado, el 3,9 por ciento en menaje, el 1,9 por ciento en medicina, el 1,4 en ocio y cultura, el 1,3 por ciento en enseñanza y el 3,6 por ciento en hoteles, cafés y restaurantes, mientras que en comunicaciones fue negativo en un 0,8 por ciento.

La situación no tiene visos de mejora. De hecho, en vista del escenario internacional, es de esperar que empeore y los precios sigan incrementándose durante todo el año, algo que afectará directamente a nuestra capacidad de compra.

La Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) alertaba el pasado viernes de que, debido al encarecimiento del gas y del petróleo, así como de las materias primas, está «cobrando fuerza» un «escenario de estanflación», es decir, un estancamiento económico con inflación. Además, la patronal alertaba de que ya algunas las empresas que han tenido que cerrar.