Economía

Gigafactoría de Volkswagen: el renacimiento de Sagunto como polo industrial

La localidad sufrió la reconversión industrial en los años 80 con la desaparición de Altos Hornos del Mediterráneo

Imagen de terrenos de Parc Sagunt
Imagen de terrenos de Parc Sagunt

La histórica decisión de Volkswagen de instalar en Sagunto (Valencia) su planta de baterías en España hace soñar al alcalde, Darío Moreno (PSPV-PSOE), con el pleno empleo y el regreso del municipio a la vanguardia industrial que abandonó hace 40 años con la crisis del sector siderúrgico.

“Es una magnífica noticia, estamos muy contentos”, admite en declaraciones a EFE Moreno, quien detalla que la factoría del gigante alemán de la automoción se instalará muy cerca de la zona que sufrió una dura reconversión industrial en los años 80 del pasado siglo con la desaparición de Altos Hornos del Mediterráneo.

El Parc Sagunt II todavía son unos terrenos ocupados por bancales de naranjos, la mayoría de ellos abandonados, sobre los que se empezará a actuar el próximo verano para “primero limpiar, después nivelar el suelo y después parcelar y urbanizar”, explica el alcalde.

Este suelo es propiedad de una empresa pública denominada Espais Econòmics Empresarials (EEE), participada a partes iguales por el Gobierno de España y la Generalitat, y será la responsable de iniciar estos trabajos en los próximos meses.

“Todavía desconocemos qué porcentaje total del espacio disponible ocupará esta factoría. En Parc Sagunt II hablamos de alrededor de cuatro millones de metros cuadrados netos. Habrá que ver cuáles son los planes de la compañía, pero es seguro que actuará como empresa tractora que generará otras inversiones en el mismo espacio”, detalla Moreno.

Un “efecto dominó” que las administraciones valencianas reciben con unas enormes expectativas y con la voluntad de “adaptar el cronograma de inversiones y preparativos a las necesidades de la compañía, para que esta fábrica sea una realidad lo antes posible”.

“Nosotros nos hemos movido y hemos planificado el desarrollo de este parque empresarial para demostrar -a Volkswagen y a cualquier otra firma interesada- que íbamos en serio con el proyecto, que nuestros planes eran inmediatos, porque habíamos detectado que existía una necesidad empresarial”, insiste el alcalde de Sagunto.

Para una localidad como Sagunto la creación de 3.000 puestos de trabajo directos, más los que generen las industrias satélite “puede significar el pleno empleo”, afirma Moreno, aunque de inmediato admite que “es utópico porque siempre existe un desajuste entre la oferta y la demanda”.

“En realidad, esta factoría supondrá un gran impulso para todo el ámbito industrial, no solo de Sagunto o los núcleos más cercanos, aunque en esta ciudad sigue habiendo trabajadores formados en el campo industrial de muy diverso tipo. Y creo que ese es precisamente uno de los criterios que se han tenido en cuenta y se seguirán considerando para atraer empresas”, añade.

“Queremos seguir siendo reconocidos, ser famosos como clúster y nodo industrial de primer orden. Estoy seguro de que la llegada de Volkswagen tendrá un efecto ‘spillover’, que se verán beneficios en toda la red industrial, pero también a nivel de comunicaciones, comercio, turismo o vivienda”.

En estos ámbitos, asegura Darío Moreno, también está preparado Sagunto, que ya dispone de buenas conexiones por carretera, junto a la A-7, a unos 20 kilómetros de València por una autovía, la V-21, que está siendo ampliada, que trabaja en la conexión ferroviaria del puerto y que dispone de suelo para nuevas viviendas. “Muchos PAI se quedaron a medio tramitar en la anterior crisis de 2008, hay suelo suficiente”, recuerda el alcalde.

Moreno confía en que esta inversión tenga repercusiones visibles sobre el municipio de Sagunto, que se consolide la trama urbana y suponga, en definitiva, una oportunidad de crecimiento.

El alcalde destaca también en este proceso de reconversión el papel de la planta regasificadora, que en la actual coyuntura -invasión de Ucrania por parte de Rusia- puede jugar un papel muy relevante no solo a nivel económico, sino geopolítico, y que, a su juicio “fue una buena idea”.

“Todo esto ha sido posible por la apuesta decidida de la Generalitat y el Gobierno, que han invertido en las carreteras y en el puerto, que han mejorado las conexiones y que facilitarán las cargas y descargas con el mínimo tránsito de camiones. Además, esperamos mejoras en las conexiones con Teruel y Zaragoza y todo ello potencie el carácter de Sagunto como nudo logístico. La confianza que da Volkswagen a nuestra ciudad es la que ha depositado en ella el Gobierno y la Generalitat”, concluye.