Terres dels Alforins, la pequeña Toscana valenciana

La Font de la Figuera, Moixent y Fontanars, son algunos de los pueblos que conforman esta peculiar comarca

Imagen de Fontanars dels Alforins
Imagen de Fontanars dels Alforins FOTO: La Razón Turismo CV

En la provincia de Valencia, entre las comarcas de la Vall d´Albaida y La Costera, se encuentra un paraje colorido y precioso lleno de historia, de viñedos y de atractivos turísticos que lo convierten en un lugar único. Nada que envidiar a la Toscana italiana, con la que se le compara en numerosas ocasiones por ser una tierra igual, o más, de bella y equiparable.

Se trata de las llamadas Terres dels Alforins, conformada por tres de las poblaciones más bellas de la provincia de Valencia: La Font de la Figuera, Moixent y Fontanars. Su tradicional cultivo de uva y producción de excelentes caldos -algunas de las bodegas más importantes de España se encuentran ubicadas en esta comarca- y sus espectaculares paisajes, convierten a esta zona en un destino excelente de fin de semana.

Las bodegas, Antonio Arraez, Bodegas Enguera, Celler del Roure, Clos de la Vall, Daniel Belda, Heretat de Tavernes, Los Frailes, Los Pinos, Rafa Cambra, Torrevellisca y Vinos de la Viña, son un claro ejemplo de la calidad de los vinos que se producen en esta zona.

Fontanars dels Alforins es una población que descansa sobre las tierras más altas y orientales de la Vall d’Albaida. Sus tierras mezclan arenas y márgenes arcillosos, formando uno de los más bellos sedimentos de la geografía española que aporta una riqueza singular para la práctica de la viticultura. Curiosamente, Els Alforins fueron incorporados al Reino de Valencia el 1245 por las tropas de Jaime I, y dependieron de la villa de Ontinyent hasta el año 1927.

Otra localidad igual de bella es La Font de la Figuera, la patria de Joan de Joanes y del General Vicente Rojo Lluch. Tierra de personajes históricos, de magníficos vinos y también de los más sabrosos “pebrassos”. La Font de la Figuera es una tierra llena de montañas y bosques, un paraje entre viñas y olivos. Un lugar para perderte, sin ninguna duda.

Por último, está la preciosa Moixent, una localidad de la Comarca de La Costera que posee un importante yacimiento ibérico declarado Monumento Histórico–Artístico en 1931. La población, rodeada de paisajes que invitan a perderse, está rodeada de cultivos de olivo y vid. La historia de la población, al igual que su gran patrimonio paisajístico y arqueológico, es reclamo y destino turístico perfecto para los todos aquellos que quieran descubrir estas tierras, sin dejar de lado nombra su gastronomía autóctona, que hará delicias a vuestros paladares.

En definitiva, estas tres poblaciones esconden uno de los atractivos turísticos más bellos de la Comunidad Valencia. Pero no solo sus tierras de vid y cultivos son dignas de visita, ya que estas tierras están llenas de historia, monumentos y paisajes preciosos. Les Terres dels Alforins son, por ejemplo, pura historia, donde se puede encontrar, a más de 700 metros de altura, el poblado ibérico de la Bastida de les Alcusses, declarado Monumento histórico-artístico el 1931.

Sus Museos, el histórico y enológico de La Font de la Figuera o el Museo Arqueológico Municipal de Moixent, son de obligada visita para saber la importancia del pasado en estas tierras. Pasado como el de la Iglesia Parroquial de la Natividad de nuestra Señora, que contiene el Retablo que el famoso pintor representando del Renacimiento español y valenciano, Vicent Juan Massip (1523-1579), conocido con el pseudónimo Joan de Joanes, que pintó alrededor del S.XVI.