Viajes

Visitar los Museos Vaticanos en libertad es un lujo

Muchas emociones en el primer día Post Covid

Thumbnail

Han pasado 80 días que tuvieron que cerrar las puertas, además, cuando todo estaba vendido por meses y 20.000 visitantes recorrían los pasillos todos los días, hoy 1.600 personas, residentes en la región de Lazio y extranjeros que viven en Roma, han tenido la experiencia de su vida, visitar los Museos Vaticanos y contemplar todo el tiempo que han querido las maravillas de Rafael y Miguel Ángel sin las aglomeraciones habituales.

Los empleados de los museos también vivieron una mañana de emociones. El primero en aparecer en la gran puerta de los museos fue Gianni Crea, el custodio de las llaves de los museos, pero para él no fue su primer día, comentó a La Razón que su cuarentena fue diferente “Cada día, durante esta etapa, he venido a trabajar, con un horario reducido, de las 7.30 a las 13.00 hrs, y me he ocupado de abrir las puertas para revisar en cada salón si había algo para reparar y estar con mis compañeros de mantenimiento" y confesó que no había podido dormir tranquilo pues no veía la hora de vivir este momento único “Esta mañana he llegado aquí a las 5.50”

La directora Barbara Jatta, salió emocionada a saludar a los primeros visitantes y a la prensa “Benvenuti, hoy es un día de fiesta”

Los primeros en entrar fue un matrimonio romano, a ellos les siguieron otros italianos y algunos norteamericanos.

Loren, una americana que vive en Roma, estaba feliz de poder entrar tranquilamente a la Capilla Sixtina “No es la primera vez que vengo, vivo en Roma, y cuando vi que hoy era el primer dia reservé inmediatamente, es un día muy emocionante”

En una de las tiendas que se ubican en el interior de los Museos, las empleadas comentaron que estaban viviendo un día especial y que ya habían vendido un brazalete a un chico muy simpático, que “era para regalarlo a alguien especial”

Para visitar los Museos es necesario reservar. No está permitida la venta de entradas en el museo.

Ahora también se pueden recorrer los Jardines Vaticanos, es una experiencia muy especial traspasar la muralla y pasear por lo más verde, allí por donde lo hace el Papa Francisco cuando se desplaza caminando desde su Casa Santa Marta a la Basílica, al Aula Paolo VI o al Palacio Apostólico. No es imposible que durante una visita se le vea caminar por los jardines.

Es real, estuve sola en la Capilla Sixtina

Pero no fue hoy, fue un día que todo se puso a nuestro favor para hacer el imponente recorrido con el clavigero (custodio) de las llaves que abren todas las puertas de los Museos Vaticanos incluyendo la Capilla Sixtina. La cita fue a las 4.15 de la mañana, no había nadie, caminé con Gianni y encendimos las luces y abrimos todas las puertas, cuando llegamos a la Capilla Sixtina me dió la llave y... todo lo demás está aquí

Gianni Crea, el custodio de las llaves de los Museos Vaticanos y de la Capilla Sixtina FOTO: Alicia Romay

Gianni no veía la hora de que llegara el momento de volver a abrir los museos, lleva toda su vida llegando a las cuatro de la mañana para recoger las 2797 llaves que abren cada una de las puertas de las salas y de la Capilla Sixtina, para él no existe otra vida. Desde muy pequeño entró a trabajar en este lugar tan especial y tan custodiado, como nos los contó a La Razón en aquella entrevista. En el último cónclave le tocó vigilar desde una de las terrazas que dan a la Capilla Sixtina, hasta el momento que por fin llegó la fumata blanca. Hoy felíz comentaba que una de las reservas más solicitadas después del Covid, es la que se hace a última hora de la tarde y también la primera de la mañana, en donde los visitantes le acompañan a abrir cada una de las puertas. Una experiencia única.

La visita a los Museos

Una de las maravillas de Rafael en "sus estancias" de los Museos Vaticanos FOTO: Alicia Romay

Hacer una visita a los Museos Vaticanos es empaparse de historia, es emocionarse admirando las obras de los que han “construído” esta maravilla. Si entras en la página web de los museos, se pueden contar hasta veintiséis salas diferentes, pero lo suyo es elegir, por época ó por artista. Unas de las salas que impresionan son las Estancias de Rafael , que eran parte de los aposentos situados en el segundo piso del Palacio Pontificio.

Detalle de una de las obras de Rafael en sus "Estancias" de los Museos Vaticanos FOTO: Alicia Romay

Fueron escogidos por Julio II della Rovere, Pontífice desde 1503 hasta 1513 para su residencia y su personal. También fue utilizada por sus sucesores. La decoración pictórica la realizó Rafael junto con sus discípulos entre 1508 y 1524. Cuatro son las Estancias Vaticanas decoradas con los frescos de Rafael. Por orden cronológico: Estancia del Sello, a la que pertenece la grandiosa Escuela de Atenas, la Estancia de Heliodoro, La Estancia del Incendio y la Estancia de Constantino. Su obra deja extasiado al visitante.