“Amor en polvo”: Sexo a cuatro bandas

La comedia de Imbernón y Moscardó se rodó en 17 días y plantea un intercambio de parejas y los problemas que ello acarrea para los protagonistas

Thumbnail

Los cuarenta, más que llamar a la puerta de los protagonistas de esta comedia la aporrean. De ahí que hayan decidido que es el momento de dar un giro a su vida... sexual. Que la monotonía invade peligrosamente el dormitorio y que las nuevas experiencias nunca están de más. “Amor en polvo”, que es el debut en la gran pantalla de Suso Imbernón y Juanjo Moscardó, cuenta cómo Pablo y Blanca se han decidido iniciarse por el intercambio de parejas desobedeciendo la primera norma fundamental: no hacerlo si estás en crisis. Y es que no se pueden tomar decisiones de esa envergadura si antes de salir de casa discutes por cualquier nimiedad, Thermomix incluida. Para ello busca a un par de amigos que se presten al juego, solteros ambos y que no son pareja, segunda de las reglas que quebrantan.

Mal empieza el juego. Los cuatro han quedado para verse en un bar, un encuentro que ya deparará las primeras sorpresas. Ella quiere experimentar nuevas sensaciones y su marido ya no le “pone” nada, mientras que Pablo es más que reticente a los cambios y quedar con dos amigos para intercambiar sexo es algo que le cuesta bastante aceptar.

Mirar a los clásicos

La película nació de una tormenta de ideas. Los directores apostaban por un filme de amor que tratara la relación de dos parejas, una que entra en declive por el desgaste, y otra joven que empieza a construir una relación, y los intercambios que pueden darse entre ambas. Confiesan que fue la comedia clásica la que les inspiró: “Nos gusta mucho y es un poco más elegante, no tan paródica o exagerada. De hecho, algunos distribuidores nos decían «¿Por qué no la hacéis más loca?». Y nosotros comentábamos que ese no era el tono de la película. Empezamos de menos a más, vamos poco a poco, primero sonriendo para terminar en carcajada”, aseguran.

Para Lorena López, que interpreta a Blancala película trata un tema de enorme actualidad. Yo creo que es una experiencia que está bien y que si te lo pide el cuerpo hay que dejarse llevar por este tipo de situaciones, estar abierto. Además, resulta fantástico poder hablar sin tabúes del intercambio de parejas, tratado en clave de humor, con mucho sexo, pero también con dosis de amor, que son muy necesarias”.

Enrique Arce, que da vida a Pablo, el marido de Blanca asegura que la diversión está garantizada, pues “son bastantes las situaciones cómicas que se dan. Y el espectador seguro que va a sentirse identificado con alguno de los cuatro personajes y se puede replantear alguna cosa. Situaciones rocambolescas las hay, y amor, también”. La idea de encontrar a un igual en los protagonistas también la comparte Macarena Gómez. Ella es Mia, una mujer soltera abierta a nuevas experiencias: “Al escuchar los diálogos, las conversaciones y los argumentos de las discusiones, lo que se echan en cara estas parejas más de uno y de dos va a pensar: ‘‘Pero si a mí me pasa lo mismo...‘' Los cuatro personajes están muy bien definidos y plantea un punto de vista diferente con respecto al sexo y al amor en la sociedad actual”, asegura la intérprete.

¿Se puede tener una relación de pareja en la que no exista el sexo? ¿Y sexo fuera de la relación sin que se considere infidelidad? Enredos, confesiones a media voz y media luz. Una comedia con su picante para pasar el verano con una sonrisa.