Por favor, no copien a Hitchcock

Ben Wheatley se atreve con una nueva adaptación de “Rebeca”, la novela de Daphne du Maurier, alejándose sustancialmente del espíritu icónico y auténtico de la versión cinematográfica de los años cuarenta

Lily James y Armie Hammer protagonizan la nueva versión de una de las grandes obras del maestro del suspense.NetflixNetflix

Entre senderos retorcidos, reflejos de luna caleidoscópicos, la perversidad de un imponente caserón y una abigarrada verja de hierro orbitando en los recuerdos de una mujer con el inolvidable rictus temperamental y la voz titubeante de Joan Fontaine, da comienzo una de las escenas iniciales más celebradas de toda la filmografía de Hitchcock. En la década de los cuarenta el cineasta logró uno de esos comienzos magnéticos que todavía permanecen encapsulados por derecho dentro de la historia del cine. Lo cierto es que cuesta extirpar del imaginario clásico el poder de las frases gloriosas, de las afirmaciones totalizantes, de aseveraciones tan célebres como la pronunciada en este caso por la hermana menor de Olivia de Havilland.

Ochenta años después de la enunciación de aquel susurrante “anoche soñé que volvía a Manderley”, la tormentosa historia de amor con raíces novelescas (publicada por la autora Daphne Du Maurier en 1938) entre el impecable lord Max de Winter y una joven desorientada, exasperadamente tímida y soñadora, adquiere naturaleza de contemporánea gracias a la intervención de Ben Wheatley. El remake de “Rebeca” del director se aleja perversamente del espíritu clásico y envolvente de la propuesta del maestro del suspense para aproximarse de forma consciente o no a una narración mucho más actualizada, plastificada, casi televisiva, de la pulsión de un romance encabezado por la actriz Lily James (familiarizada con el genuino ambiente “british” gracias a su participación en “Downton Abbey”) y el hercúleo Armie Hammer, cuya popularidad subió exponencialmente tras su aplaudida interpretación en una belleza cinematográfica de Luca Guadagnino llamada “Call me by your name”.

En la versión de Ben Wheatley, Lily James y Armie Hammer protagonizan la tramaKerry Brown / NetflixKerry Brown / Netflix

Introducir “Rebeca" en audiencias modernas cuyos encuentros iniciales con la historia tuvieron lugar, con toda probabilidad, durante su adolescencia, era una de las motivaciones principales de Wheatley, pese al dudoso logro de su pretensión. “”Rebeca” es una novela clásica que creía conocer bien. Pero cuando leí el guión me di cuenta de que no me acordaba nada bien de la historia. Pensé que tenía alguna especie de amnesia cultural, pero cuando hablé con otra gente de mi generación tampoco eran capaces de recordarla con precisión me di cuenta de que no estaba siendo recordada como debería", afirma el director.

En ese intento por trasladar las particularidades de la novela, Ben Wheatley se mantiene firme y no modifica la trama. Aún así, se permite licencias con respecto a figuras como la señora Danvers, ama de llaves y encargada omnipresente de Manderley (a quien da vida Kristin Scott Thomas), quien en un arrebato de nostalgia y derrota lanza una proclama con tintes feministas ensalzando la figura de Rebeca, su añorada e idolatrada señora, que resulta del todo forzada, casi artificiosa. Tanto o más que los propios recuerdos.

Laurence Olivier y Joan Fontain en la adaptación de HitchcockArchivoArchivo

Renacida de entre los muertos

Si existe un elemento predominante en la cinta de Hitchcock por encima de personajes, emociones, tramas o intrincados perfiles, es sin duda alguna la imponente mansión de Max de Winter por la que respira sigilosa el fantasma de su difunta mujer. Curiosamente la estructura del monumental caserón está inspirada en Menabilly, una propiedad que la autora Du Mauier poseía en Cornwall. Construido por la familia Rashleigh en el siglo XVI, los miembros de la familia se lo alquilaron a la escritora en 1943 y en ese mismo año, Du Maurier decidió trasladarse allí con su marido y sus dos hijos. Fuertemente condicionada por los misterios que encerraba su origen, el hogar familiar encontró tu traducción literaria y más tarde audivisual en Manderley, esa casa “hermética y silenciosa como siempre había sido. Renacida de entre los muertos”.