¿Predijo Goya el fanatismo del asalto al Capitolio?

El Met de Nueva York anuncia una exposición que explora cómo los dibujos y grabados del artista “responden a los turbulentos cambios sociales y políticos” que le rodeaban

"Autorretrato", de Goya
"Autorretrato", de GoyaMuseo del Prado

Observar la obra de Goya es percibir el declive del ser humano a través de la pintura. El artista realizó durante su vida numerosas obras de arte, que recogen desde el trazo más inocente hasta la composición más angustiosa, ya sea en lienzos, grabados o dibujos. Goya es uno de los pintores más reconocidos internacionalmente, gracias a la visión de la realidad que ofreció con su obra, condicionada por su sordera y su locura ante el desastre. Ahora, en una época convulsa para Estados Unidos, el Museo Metropolitano de Nueva York (Met) expone una serie de dibujos y grabados que no solo demuestran la locura y superstición del artista, sino que también podría remover la conciencia de más de un norteamericano.

Según escribe el Met en su página web oficial, esta exposición “explorará la imaginación gráfica de Goya y cómo sus dibujos y grabados le permitieron compartir sus complejas ideas y responder a los turbulentos cambios sociales y políticos que ocurrían en el mundo que le rodeaba”. Una serie de creaciones que responden a las inquietudes de su época a través de una composición que fácilmente se podría asemejar con lo ocurrido el 6 de enero en Washington.

"El entierro de la sardina" (1812-1819), de Goya
"El entierro de la sardina" (1812-1819), de GoyaArchivo

“The Guardian” también se ha hecho eco de este paralelismo: “Hace 200 años, este artista español capturó perfectamente el tipo de delirio colectivo y fanatismo masivo que invadió el Capitolio de los Estados Unidos la semana pasada”, publica. De esta manera, todo visitante del Met entre el 12 de febrero y el 2 de mayo podrá observar cómo las pupilas dilatadas, los rostros rebosantes de adrenalina y las multitudes absortas por el fanatismo de los cuadros de Goya se pueden extrapolar a ciertos grupos de personas.

Si algo caracteriza la obra de Goya es el carácter moral de sus cuadros, pues el pintor siempre transmitió su visión más sincera de lo que le rodeaba. Eso sí, de una manera escalofriante. En sus Pinturas negras -en obras como “La romería de San Isidro” o “El entierro de la sardina”, entre muchas otras-, el artista reconoció el ambiente que se produce cuando la pasión se sobrepone a la razón. Vivió en el siglo de la Ilustración, una época en la que la política y la sociedad vivían inmersos en una burbuja de optimismo. No obstante, cuando ésta estaba a punto de explotar, Goya comenzó a percibir la maldad que se escondía tras la ilusión. Y esta idea, basada en que las promesas terminan promoviendo la locura social, podría extrapolarse a la actualidad estadounidense.

Grabado de Goya (1799)
Grabado de Goya (1799)Archivo

Si Goya realizó estas pinturas en una época de cambios políticos y sociales, ¿qué dibujaría en una época como la actual? ¿Cómo sería la visión del artista ante el asalto al Capitolio, donde los seguidores de Trump hicieron alarde de una ceguedad rendida al populismo? La ausencia de razonamiento y crítica individual provoca el ensimismamiento de las masas tras una idea, por pintoresca que sea, en cualquier época de la historia.

El pintor le dio nombre a este tipo de situaciones, destacando uno de sus grabados más famosos: “El sueño de la razón produce monstruos”. En este dibujo, un hombre descansa su cabeza en un escritorio como si renunciara a entender el mundo, mientras unas extrañas figuras le rodean con ojos fríos y mirada perdida. Este cuadro y su título podrían ser la mayor explicación que Goya pudo realizar de su época, prediciendo, incluso, la que ahora vivimos.