Crítica de “El infiltrado”: Espiando la peor dictadura ★★★★☆

Ulrich Larsen en "El infiltrado"
Ulrich Larsen en "El infiltrado"ImdbImdb

Dirección y guión: Mads Brügger. Intervienen: Jim Latrache-Qvortrup Ulrich Løvenskjold Larsen, Alejandro Cao de Benos. Dinamarca, 2020. Duración: 120 minutos. Documental.

Me pregunto qué se le paso por la cabeza a Ulrich, cocinero en paro, casado, con hijos, para proponerle al director y periodista danés Mads Brügger infiltrarse en Corea del Norte a fin de desenmascarar la corrupción y las peligrosísimas prácticas ejercidas por la dictadura más secreta y terrible del mundo, así como las maneras, a veces sutiles, otras escandalosamente chabacanas, para saltarse las sanciones impuestas por Naciones Unidas. Y no, Ulrich no lo hizo por dinero. Ni siquiera hoy sabemos bien el motivo. Brügger, persona “non grata” en aquel país desde que estrenara su satírica “La capilla roja”, decidió aceptar la oferta. Así que, acompañado por el misterioso “señor James”, un ex delincuente reconvertido en respetable empresario, y perpetrados ambos con cámaras y micrófonos ocultos, iniciaron una operación de espionaje que en algún momento les pudo haber costado la vida.

El régimen del brutal Kim Jong-un se desplegaba ante estos dos atónitos personajes y el espectador para descubrir hasta qué punto una sociedad donde la vida de un ciudadano, o mil, poco importa a sus gobernantes ha llegado a tal grado de amoralidad. Tráfico de armas, venta de metanfetaminas, reuniones regadas con litros de alcohol y aderezadas con las actuaciones de bailarinas y cantantes que parecen han vestido en un mercadillo... Y mucho dorado, mucho papeleo, mucho contrato falso aunque los mafiosos que actúan en nombre del dictador ni siquiera lo imaginen. De Barcelona, Bélgica y Angola (terrible la supuesta compra de una isla de la que deben echar a sus habitantes) hasta Pekín... Y, omnipresente, también, la siniestra figura del español Alejandro Cao de Benós, el “embajador” dispuesto a lo que sea para conseguir pasta. Diez años de investigación que ahora condensa este notable filme, un estremecedor y vibrante testimonio en primera persona de hasta qué punto puede llegar la ambición, el ansia de poder, la sinrazón, el fanatismo y la locura humanas.