Hallan en Israel una fortaleza griega de hace 2.100 años

Se trata de una estructura de 15 metros cuadrados, con muros de 3 metros de altura y donde se han encontrado vigas calcinadas, armas y decenas de piezas antiguas

Fortaleza griega hallada en Israel
Fortaleza griega hallada en Israel FOTO: Autoridad de Antigüedades de Israel

El pasado martes, una serie de arqueólogos israelíes desvelaban un interesante descubrimiento: han hallado los restos de una fortaleza griega, que data de hace 2.100 años y que fue “destruida” durante una revuelta de los macabeos contra la dinastía seléucida, producida en Judea. “Parece que hemos descubierto un edificio que formaba parte de una serie de fortificaciones creadas por el ejército griego, para proteger a la gran ciudad griega de Maresha de una ofensiva de los asmoneos”, explicaban los directores de las excavaciones, refiriéndose a una dinastía de Judea, en un comunicado conjunto con la Autoridad israelí de las Antigüedades.

Esta investigación han revelado, por tanto, una estructura de 15 metros cuadrados, con muros de piedra de menos de 3 metros de altura, así como una construcción de unos cinco metros de alto dividida en siete piezas. El lugar, a unos 60 kilómetros al sur de Jerusalén, también contiene armas, vigas de madera calcinadas y decenas de piezas antiguas, como unas monedas, objetos que han servido para datar las ruinas del 112 a.C., aproximadamente. El resultado, por tanto, de una revuelta que acabó en victoria para los macabeos, pues la fortificación aparece derribada y quemada por los revolucionarios.

Esta rebelión condujo a la toma de Jerusalén por parte de los macabeos, así como al restablecimiento del culto judío en el Templo -algo que se celebra anualmente por la fiesta judía de Hanuka y que se trata del lugar más sagrado del judaísmo-, y el fin del gobierno del rey seléucida Antíoco IV. Éste, para impulsar la helenización, abolió el culto judío en Jerusalén y prohibió a los judíos practicar cualquier tipo de costumbre religiosa. De ahí, a la revolución, y a que finalmente se instaurase la dinastía de los asmoneos, que gobernó Judea hasta el año 40 a.C.