Anna Caballé: "Nos conviene pensar qué futuro queremos"

Ayer recibió el Premio Nacional de Historia por su obra biográfica «Concepción Arenal, la caminante y su sombra».

Ayer recibió el Premio Nacional de Historia por su obra biográfica «Concepción Arenal, la caminante y su sombra».

Para la escritora y periodista Concepción Arenal (1820-1893) poder vivir en paz e igualdad conllevaba de forma indiscutible la búsqueda de un espacio de convivencia. Ella difundía esta idea durante el siglo XIX, pero no por ello queda anticuada: esta convicción es tan vigente como lo debería ser su obra literaria. «Arenal fue una mujer que siempre buscaba el término medio y premiar ahora a una figura como ella es también apostar por una búsqueda de un espacio de convivencia», explica Anna Caballé, ganadora del Premio Nacional de Historia que ayer le otorgó el Ministerio de Cultura y Deporte con una dotación de 20.000 euros por su obra «Concepción Arenal, la caminante y su sombra». La autora sostiene que la satisfacción de recibir este galardón viene, por una parte, por «la necesidad de conocer nuestro propio pasado», así como por quién es la protagonista de su obra. Pionera en el feminismo del siglo XIX, a Arenal«la veo muy vigente desde el punto de vista moral». «La idea de que el individuo no es solo sujeto de derechos, sino también de obligaciones, es sumamente actual» explica Caballé, convencida de que el motivo por el que luchó Arenal hace tantos años defiende «la idea del bien común por encima de todo, y eso me parece extraordinariamente actual».

«Crisis de crecimiento»

La escritora, que nació en Hospitalet de Llobregat y actualmente es profesora titular de Literatura Española en la Universidad de Barcelona, por otro lado, tampoco ve ninguna distancia además de la temporal entre lo que hoy día está ocurriendo en Cataluña y las ideas por las que trabajó fervientemente Arenal en el siglo XIX. «Hemos llegado a un nivel de confrontación muy grande, pero, al mismo tiempo, recuerdo cosas como las que buscaba Arenal», continúa Caballé, añadiendo que es necesario ver la situación en positivo, «si es que hay algo, ya que puede ser una crisis de crecimiento de la que, si queremos todos, podemos salir fortalecidos». Asimismo, la autora de más de una docena de obras biográficas, ve que hay una imperante necesidad en «encontrar en los debates políticos referencias a la cultura, la educación o la ciencia, motivo por el que «debemos crear interrogantes, nos convendría mucho pensar qué futuro queremos».

Es esta falta de miras al futuro la que, explica Caballé, potencia «la ira juvenil». Con respecto a la polémica que despertaron las declaraciones de Cristina Morales –Premio Nacional de Narrativa– respecto a los disturbios y fuegos en las calles catalanas, Caballé afirma que fueron «bruscas, pero yo las contextualizo». «Los jóvenes actuales tienen pocas posibilidades de desarrollar su futuro profesional y esto ha sembrado una gran impotencia y ha creado cuestiones como las que planteó Morales», continúa la premiada, «es una mujer de mucho talento y puedo entender lo que hay detrás de sus declaraciones».

La biografía, un discurso moral

Anna Caballé es especializada en el análisis de la literatura autobiográfica y ha publicado numerosas obras de un género que, para ella, lo necesitaba. «Llevo muchos años tratando la biografía en un intento de acercar psicológicamente a los personajes», explica la escritora, «así como de comprender la evolución de una personalidad en la sociedad de su tiempo». Con esto, celebra que «el premio no es solo para mí, sino también para este género al que tanto le ha costado abrirse camino en la cultura española» y en el que, afirma, «creo fervientemente, porque lo creo como una aportación al humanismo moral».