Autoayuda frente a literatura: leer en tiempos convulsos

De acuerdo con los pronósticos de tres libreros madrileños, en esta edición, que ayer se inauguró, reinarán las obras de superación personal, al igual que aquellas que abordan temas de actualidad, como el feminismo.

De acuerdo con los pronósticos de tres libreros madrileños, en esta edición, que ayer se inauguró, reinarán las obras de superación personal, al igual que aquellas que abordan temas de actualidad, como el feminismo.

El verano tiene un antecedente cultural que es la Feria del Libro de Madrid, donde los lectores acopian títulos para las lecturas veraniegas, el mejor arsenal para combatir ese aburrimiento estandarizado que es tomar el sol en la playa. El Retiro ha vuelto a llenarse de casetas, paseantes y rumores, porque junto al fan dispuesto a cazar la firma del autor famoso, vuelve la rumorología habitual de lo más vendido, que es un morbo profano pero extendido entre la gente. Esa red de librerías que es la Casa del Libro nos va avanzando por dónde van los tiros reales, lo que se vende más allá de listas de ventas consensuadas por lo políticamente correcto. «Lo que no deja de crecer desde hace tiempo son los títulos relacionados con la espiritualidad y la autoayuda. Tenemos un libro, en concreto, que es número uno desde hace tiempo y que no lo desbanca nadie: “El poder del ahora”, de Eckhart Tolle. No es el nombre verdadero del autor, que lo ha tomado de un místico medieval. El escritor estuvo en Alicante y ahora creo que se ha trasladado a Canadá, pero la realidad es que no ha dejado de venderse», comenta Raúl Sagospe, librero de esta cadena. Aquí hay unos títulos que dan mucho dinero, pero que suelen ignorarse y, después de esos, están «los de ciencia o la psicología, pero más clínica, más seria. En este espacio destaca ahora mismo “Cómo hacer que te pasen cosas buenas”, de Marian Rojas. Lo está reventando», prosigue Raúl.

Él es quien advierte de que, más allá de los escritores consagrados o los que habitualmente rompen el techo de los superventas, existe un nuevo fenómeno que no debe descartarse en absoluto: el producido por el rebufo que dejan las series de televisión, las películas con éxito, o sea, el friquismo de turno que se ha puesto de moda. El mercado ha dado para moldear mucho «hooligan» de cosas y una de ellas, por ejemplo, es «Juego de tronos». «Cualquiera puede imaginarse lo que tira George R.R. Martin. Cuando la editorial Gilgamesh lo sacó alrededor del año 2000 era totalmente desconocido. Pero desde que se hizo la serie y se estrenaba una temporada, se reactivan las ventas. Pero esto viene muchas veces acompañado de una operación de márketing. Me refiero a tazas, camisetas... Eso ha hecho, por ejemplo, HBO. No sabemos si las personas que adquieren estos libros los leerán, porque puede que en bastantes ocasiones los compren como cualquier otro objeto de “merchandising”. Esto es lo que ha sucedido con “Stranger Things”. Es más mecha que literatura», comenta Sagospe.

La Librería Cervantes & Compañía está en un barrio que se mueve entre lo castizo y lo «hipster», lo tradicional y el moderno que frecuenta la tasca de siempre, que toma la cañita en plan «cool». Este espacio, uno de los referentes claros de Madrid, da el pulso de otra clase de lector, uno que acepta recomendaciones o que lleva las ideas muy claras desde el principio. Su librera, María Sanmartín, que lo sabe todo o casi todo sobre novela negra, lo explica de así: «Nosotros no solemos ajustarnos al top de ventas habitual. Esa lista no tiene nada que ver con lo que vendemos. Esta es una librería independiente. Vendemos muchas veces lo que recomendamos. Por eso damos salida a tanto ensayo», María saca a relucir una de las tendencias del momento, algo que parece efímero pero que va camino de consolidarse: el feminismo, uno de los temas que promete, como suele decirse, «petarlo» en esta feria: «Estos títulos se demandan mucho ahora. Desde libros de Chimamanda hasta la “Teoría King Kong”, de Virginie Despentes; los ensayos de Vivian Gornick o los diarios y obras de Virginia Woolf. Pero también suelen gustar los relacionados con la literatura, como “Maniobras de evasión”, de Pedro Mairal». En esta lista, por supuesto, no falta un «best seller» que ya es un «long seller», que es ese fenómeno proveniente de Israel titulado «Sapiens», de Yuval Noah Harari. Un libro repudiado por mucho académico y pijo del pensamiento, pero que gente como Ian Kershaw ha alabado.

Husvedt y Sainz Borgo

Las listas de venta actuales están acaparadas por lo nuevo de Albert Espinosa, Defreds, Matilde Asensi o esa irrupción que ha sido «Come comida real», de Carlos Ríos. A su lado no faltan, por supuesto, el imbatible George R. R. Martin e Isabel Allende, que ha regresado, siempre lo hace, con una novela de título de significado oscuro o hermético: «Largo pétalo de mar». Por ahí también circula «Míster», de E. L. James, la autora de «Cincuenta sombras de Grey» y sus secuelas, y que llega a nuestras librerías por una crítica terrorífica. En una punta distinta, en un lugar tan poco adecuado para levantar una librería como son las inmediaciones del Estadio Santiago Bernabéu, está una de las principales de la capital: la Librería Lé, que acoge una multitud de presentaciones. Rodrigo «Rodri» Rivero, su librero, confiesa intuiciones de lo que puede pegar en esta feria. «Creemos que en esta edición pueden dar mucho Domingo Villar y Siri Hustvedt, que acaba de recibir el Premio Princesa de Asturias de las Letras. Pero nosotros también llevamos apuestas, como “La vanidad de la caballería”, que es un libro muy hermoso y especial. Nos gustaría también que eclosionara “Sur”, de Antonio Soler». Rivero reconoce que, aunque la no ficción está subiendo, lo que predomina es la ficción y que la novela sigue reinando. «Continuamos vendiendo los grandes autores, como Muñoz Molina, que acaba de editar “Tus pasos en la escalera”, Markaris o Julia Navarro. En esta edición esperamos que suenen “La hija de la española”, de Karina Sainz Borgo y “Esta bruma insensata”, de Vila-Matas. Siempre hay alguien que da la sorpresa y esta vez el fenómeno le ha tocado a “Los asquerosos”, de Santiago Lorenzo».

Los nuevos poetas

En este último título, coincide con Raúl Sagospe: «No pasa un año en el que no aparezca un libro que funcione de boca a oreja, y en esta ocasión le ha tocado a Santiago Lorenzo». Él también apunta hacia lo que son dos éxitos ya confirmados: el primero es «Una jaula de oro», de Camilla Lackberg, y el nuevo de Juan José Millás. Pero hay otros que son indiscutibles para él: «“Una historia de España”, de Pérez-Reverte ya es un éxito. Pero es que da igual lo que saque, porque no para de vender. Una de sus características es la duración de sus libros. Permanecen y siempre se venden. Algo parecido sucede con Santiago Posteguillo, que acaba de recibir el Premio Planeta; pero si no lo hubiera conseguido, también vendería». Él mismo relata una anécdota: «Megan Maxwell tiene mucha salida. Esos libros eróticos, recuerdo, antes se compraban a escondidas. Se adquirían otros títulos y se llevaban disimulados entre ellos. Pero ahora ocurre todo lo contrario. Se lleva muy a gala adquirirlos, sobre todo entre las jóvenes. Es la evolución de los lectores. Y las editoriales corren detrás de la demanda».

En este plano hay otro fenómeno que viene de hace tiempo, pero todavía funciona. Son las obras de los nuevos poetas. Para Raúl «esto arranca en 2013, con la crisis. Comienza con Marwan, que se autoedita. Pensábamos que iba a ser puntual, pero ahora es de lo que más vendemos. De hecho, algunos cantautores que estaban de capa caída han aprovechado este auge para resurgir; es el caso de Ismael Serrano. Defreds es otro de los que más vende, también». Tampoco hay que ignorar ese «boom» distinto al «boom» que supone la irrupción de «instagramers» y «youtubers». «Los sellos se fijan en el número de seguidores que tienen en las redes sociales. Eso es importante para ellos, sobre todo, para la comunicación. Sacan un libro y ellos solos lo publicitan y hacen la campaña de comunicación. Esto permite optimizar las campañas de promoción», afirma.

Marina Sanmartín coincide con sus dos compañeros en la venta de una obra muy relevante este año: «El último barco», de Domingo Villar. «Para mí, en el género policiaco, es indiscutible». Pero también apunta hacia otros, como «Los lobos de Praga», de Benjamin Black, y «si tuviera que apostar por uno imprescindible sería “Años de sequía”, de Jane Harper». Como sus colegas, también señala una obra como una de las que se venderá mucho en la feria: «Serotonina», de Houellebecq. «Aunque para nosotros es de lo más “mainstream”, lo estamos vendiendo bien».