El cine español hace historia

Los espectadores que prefieren ver películas nacionales se incrementan un 89% con respecto a 2013.

Se cierra un año histórico para el cine español a falta de un par de semanas para que acabe el año. La recaudación, en lo que va de 2014, ha alcanzado los 123 millones de euros, una cifra extraordinaria, anhelada y también meritoria, con la que se rompe el anterior récord de la taquilla española, situado en los 120 millones que se recaudaron en 2012. Para más satisfacción, la cuota ha llegado al 25,5%, un dato que no se alcanzaba desde hace 37 años. Además, estas cifras suponen que el cine español lleva recaudado un 75,3% más que en 2013. La confederación que engloba a los productores audiovisuales, Fapae, informó hoy de los datos recopilados por Rentrak, a falta de conocer la venta de entradas de diciembre, mes vacacional tendente a los buenos datos para las salas.

No obstante, las cifras merecen un brindis en fin de año por la industria cinematográfica y también el público, ya que un total de 20,8 millones de personas que fueron al cine anotaron un aumento del 89% en el número de espectadores con respecto a los datos del año anterior. «Estas cifras justifican la necesidad de seguir apoyando a nuestro cine como ejemplo de una industria sólida y con muchas posibilidades» comentó Ramón Colom, el presidente de Fapae, en la nota de prensa remitida a los medios. Al hablar de récords es inevitable pensar en «Ocho apellidos vascos», el filme de Emilio Martínez-Lázaro, que ha hecho una taquilla de 56 millones de euros, lo que le ha convertido en el largometraje español con mayor recaudación de todos los tiempos y el segundo en términos generales, sólo por detrás de «Avatar». Sólo seis semanas después de su estreno, ya anotó la mayor recaudación de un filme español en 2014 y batió el récord de público, que al final ascendió a 9,5 millones de espectadores. Convertida en un fenómeno social, la película protagonizada por Dani Rovira y Clara Lago ha sido el tirón en el «subidón» de la taquilla.

Así lo señala Fapae, que justifica el buen año del cine español en la acogida de cuatro títulos que superaron el millón de euros; junto con «Ocho apellidos vascos», se sigue «El niño» (16,2 millones de euros), «Torrente 5: Operación Eurovegas» (10,7 millones de euros) y «La isla mínima» (6 millones de euros y todavía en cartel). Según Colom, «los productores están contentos por haber conseguido conectar con el público a través del cine destinado al gran público y también con el denominado cine de autor, que ha permitido crear un amplio catálogo de películas para satisfacer los gustos de los espectadores».