El Santo Grial ya no tiene secretos

Evans Lansing Smith, discípulo de Joseph Campbell, reúne varios de los mejores escritos de éste sobre el mítico Rey Arturo y su ingente universo formado por Merlín, Ginebra, la Mesa Redonda y su legión de caballeros.

En opinión de Campbell, el Grial es «el gran mito del mundo europeo moderno» / Efe
En opinión de Campbell, el Grial es «el gran mito del mundo europeo moderno» / Efe

Evans Lansing Smith, discípulo de Joseph Campbell, reúne varios de los mejores escritos de éste sobre el mítico Rey Arturo y su ingente universo formado por Merlín, Ginebra, la Mesa Redonda y su legión de caballeros.

Hace unos meses, la editorial Siruela publicaba «El rey Arturo y sus caballeros de la Tabla Redonda», con edición de Roger Lancelyn Green, que había adaptado el mito de Arturo, que nace en la Baja Edad Media y tiene su esplendor literario en la Francia del siglo XII y en la Inglaterra del XV, y cuya influencia en la literatura moderna es infinita. Y esta otra novedad, exquisitamente presentada por Atalanta, «La historia del Grial» (traducción de Francisco López Martín), viene a avalar ese continuo interés por una serie de hechos que tienen que ver con la «magia y misterio del mito artúrico». Así reza el subtítulo del libro firmado por Joseph Cambpell, que bien podría considerarse como el mitólogo más importante de la segunda mitad del siglo XX, junto con Mircea Eliade, un incansable escritor y conferenciante de temas de mitología y religiones comparadas.

Sacrificio y lealtad

En el caso de Lancelyn Green, se trataba de un autor –perteneciente al círculo literario oxoniense formado en torno a J.R.R. Tolkien y su maestro C. S. Lewis– que trazó con amenidad y sencillez el advenimiento de Arturo hasta la última batalla de éste y episodios como la magia de Nimue y del hada, el correspondiente a Sir Tristán e Isolda, o aquel que narraba las increíbles aventuras de sir Perceval. Por su parte, el creador de «El señor de los anillos», en 1953, pronunció una conferencia en la Universidad de Glasgow sobre el poema «Sir Gawain y el Caballero Verde» (de finales del siglo XIV), donde abordó una aventura acaecida en un escenario artúrico donde el sacrificio y la lealtad alcanzaban cotas máximas, como se encarga asimismo de explicar Campbell; éste empieza su estudio abordando los antecedentes neolíticos, celtas, romanos y germánicos de su objeto de estudio y circunscribe «el periodo culminante de los relatos artúricos» al «de la construcción de las catedrales, el maravilloso siglo que va desde 1150 hasta 1250», para él un periodo, este gótico, que es directamente «el correlato del periodo homérico».

Un escenario en que lo épico y legendario quedan ejemplificados mediante Arturo y su bella esposa Ginebra, que son objeto de absoluta veneración, pues distintos autores de la Alta Edad Media idealizaron la generosidad y buen juicio del personaje guerrero, convirtiéndolo en símbolo de la resistencia de los británicos frente a los sajones invasores. De tal modo que, en los relatos de Chrétien de Troyes, Arturo es el perfecto señor cortés, y así, poco a poco, su figura cobrará el perfil de un semidiós, y alrededor de él todo será fantástico: su amistad con el mago Merlín, quien le conduce a la mansión de las hadas, de donde se decía que regresaría para liberar a su pueblo; su fabulosa espada Excalibur; la búsqueda del Santo Grial... Pero vendrá una parte oscura: Ginebra lo engañará con Lanzarote y Arturo se verá abocado a batallas destinadas al fracaso. Una decadencia narrada en la epopeya «La muerte de Arturo», que escribiera, supuestamente desde la cárcel, sir Thomas Malory, un caballero de vida atribulada, y se imprimiría en 1485.

Metáforas de lo espiritual

Evans Lansing Smith, catedrático en Estudios Mitológicos del Pacifica Graduate Institute de California, fue el encargado de reunir en este volumen algunos de los mejores escritos –sobre todo conferencias– de Campbell alrededor del mundo artúrico medieval, y en su prefacio destaca algo digno de resaltar: el hecho de que «los mitos no habían de interpretarse literalmente, sino como metáforas de las etapas naturales del crecimiento y el desarrollo espiritual; como símbolos de las fases del proceso de individuación, podría decirse». Algo que Campbell entendió cuando estaba cursando estudios en Múnich y, desde allí, se trasladó a Constantinopla y Grecia. Esa mezcla de visitar el origen de antiguas civilizaciones y su aproximación a la literatura antigua germánica, con escritores más contemporáneos que atendieron lo mítico desde su obra, como Goethe, Thomas Mann o Jung, fue crucial para adentrarse en el universo de la mitología comparada.

Con Campbell podemos conocer la concepción del cristianismo irlandés, con san Brandán y san Patricio, introducirnos en la leyenda del Grial a partir del poema de Wolfram von Eschenbach «Parzival» (hacia 1210), que a sus ojos es «el gran mito del mundo europeo moderno», tras «casi quinientos años de oscuridad abismal»; llega a decir que esta historia que tanto inspiró a Wagner es superior a la «Comedia» de Dante, al verla «como una catedral del amor que celebra el misterio en sus numerosos aspectos». Asimismo, como no podía ser de otra manera, le dedica muchas páginas al «otro gran relato de esta época», el del amor adúltero entre Tristán e Isolda, y naturalmente a los caballeros de la Mesa Redonda, y siempre ilustrando las páginas con reproducciones de cuadros o fotografías de objetos que hacen tangible, visible, la magia de este pasado medieval de perpetua actualidad.

Sobre el autor

Joseph Campbell (Nueva York, 1904-Honolulú, 1987) tiene en su haber libros como «El héroe de las mil caras: psicoanálisis del mito», «Las máscaras de Dios» (en cuatro volúmenes), «Imagen del mito», «Diosas» y «Mitología creativa», todos ellos publicados en la editorial Atalanta, que ya

prepara otros dos nuevos trabajos del autor.

Ideal para...

los que quieran aproximarse a uno de los mitos medievales más famosos y que más cine y literatura han inspirado de forma resumida, logrando una buena preparación para, tal vez, acudir a los clásicos conservados.

Un defecto

El libro está orientado a un público concreto que sintonice con este tipo de historias antiguas y desee introducirse en un ámbito, complejo al inicio pero que puede regalar grandes descubrimientos posteriormente.

Una virtud

Hay un prefacio realmente interesante, en el que Evans Lansing Smith explica su relación con el autor y demuestra su increíble sabiduría sobre estos temas mitológicos que adereza con curiosas anécdotas personales.

Puntuación: 9

«La historia del Grial»

Joseph Campbell

ATALANTA

352 páginas,

27 euros