Cultura

11 de enero: cuando Teodoro Roosevelt hizo del Gran Cañón un monumento nacional

Comenzó una nueva práctica presidencial de otorgar una designación de monumento nacional similar a algunos de los mayores tesoros de Occidente

El sol se pone en el Parque Nacional del Gran Cañón en el norte de Arizona
El sol se pone en el Parque Nacional del Gran Cañón en el norte de Arizona

El presidente Theodore Roosevelt era un neoyorquino con un afecto particular por el Oeste americano. Después de convertirse en presidente en 1901, hizo de la conservación del medio ambiente una parte importante de su presidencia. Tras establecer el Refugio Nacional de Vida Silvestre para proteger a los animales, peces y aves del país, Roosevelt centró su atención en la regulación federal de las tierras públicas y fue en enero de 1908 cuando ejerció el derecho de convertir una parte importante del área del Gran Cañón en un monumento nacional.

“Que esta gran maravilla de la naturaleza permanezca como está ahora”, declaró. “No se puede mejorar. Pero lo que puede hacer es guardarlo para sus hijos, los hijos de sus hijos y todos los que vengan después de usted, como el gran espectáculo que todo estadounidense debería ver”.

Los nativos americanos vivieron en el área desde el siglo XIII y el primer avistamiento europeo del cañón ocurrió en 1540 por miembros de una expedición encabezada por el explorador español Francisco Vásquez de Coronado. Debido a su ubicación remota e inaccesible, pasaron varios siglos antes de que los colonos norteamericanos realmente exploraran el cañón. En 1869, el geólogo John Wesley Powell dirigió un grupo de diez hombres en el primer viaje difícil por los rápidos del río Colorado y a lo largo del desfiladero de 277 millas en cuatro botes de remos. A fines del siglo XIX, el Gran Cañón atraía a miles de turistas cada año. El Congreso no prohibió oficialmente el desarrollo privado en el Gran Cañón hasta 1919, cuando el presidente Woodrow Wilson firmó la Ley del Parque Nacional del Gran Cañón.

Hoy en día, más de 5 millones de personas visitan el cañón cada año y se maravillan con una vista que prácticamente no ha cambiado durante más de 400 años.