Gran Cañón: Íñigo Errejón, kilómetros de carretera

Volvería a perderse en la «América profunda»

La foto. Íñigo Errejón se mostró muy sorprendido por las dimensiones de la maravilla de la naturaleza que es el Gran Cañón
La foto. Íñigo Errejón se mostró muy sorprendido por las dimensiones de la maravilla de la naturaleza que es el Gran Cañón

Volvería a perderse en la «América profunda»

El secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Ahora Podemos y diputado por Madrid nos narra uno de los viajes que más le gustó durante el año que estudió en Estados Unidos. Fue al Gran Cañón, en el South Rim: «Fue el primero de los muchos viajes que hice durante el año que estuve de investigación y profesor asistente de Geopolítica en la University of California Los Angeles (UCLA). El hecho de viajar solo te hace conocer a gente que de otra forma no habrías conocido». Y así fue en este caso: se fue con dos compañeros de departamento a los que apenas conocía y ahora los recuerda con cariño. «Entablamos una de aquellas amistades rápidas, directas, que dan las conversaciones largas, caminando por la montaña y haciendo horas por esas carreteras interminables del interior de Estados Unidos que el cine y la literatura han cargado de encanto. Los mejores viajes te ayudan también a descubrir cosas de ti mismo y de quienes te acompañan». Viajes que dejan impronta y, como él mismo dice, influyen incluso en la formación de tu carácter: «Con la distancia me he dado cuenta de que es uno de los que más me han marcado y moldeado mi forma de ser. Fue una estancia de aprender mucho –también de aprender a estar solo–, de ganar disciplina en todas aquellas horas en la biblioteca preparándome las clases en inglés, pero también de sacudirme prejuicios, de abrirme a nuevas perspectivas que no habría conocido sin aquel viaje». Porque nos remontamos al curso 2007–2008, cuando se marchó a UCLA a vivir nuevas experiencias y a sumar formación humana y académica. «Cuando fui al Gran Cañón ya hacía un frío considerable. Comenzamos durmiendo en una tienda de campaña, pero pronto la cambiamos por moteles de carretera, de los de aparcar el coche frente a la puerta de la habitación. Yo estaba leyendo a Paul Auster y me parecía reconocer los sitios. La cultura americana ha universalizado de forma muy seductora muchos de sus localismos. Me gustó esa sensación de hacer kilómetros, de enfrentarte a espacios descomunales. Y de viajar ligero de equipaje: sin pretensiones, teníamos hambre de ver, de estar. Eché de menos haberlo preparado un poco más, haber leído sobre los estados que visitaba. Recuerdo una pequeña ciudad de Arizona, llamada Flagstaff, por la que pasaban inmensos trenes, convoyes de decenas de vagones que cruzan el país de costa a costa. Y recuerdo la noche en que llegamos por casualidad, el disfrute de caminar por lugares que no has elegido pero que te llaman inevitablemente la atención, con el encanto de lo común; la cerveza en un bar donde todos nos miraban». Fue, en sus palabras, irrepetible: «No fue fácil, pero es insustituible en mi trayectoria vital, profesional e intelectual. Pasan los años y cada vez noto más su impronta. Estados Unidos es, con sus contradicciones, un país fascinante. Y en aquel campus encontré un clima de trabajo y estudio irrepetible: cálido, riguroso, abierto». Tanto, que confiesa que volvería a perderse por eso que llamamos «la América profunda».

Guía

Hotel

HOTEL GRAND CANYON INN & MOTEL

Dirección: 317 S State Route 64, Williams, AZ 86046-9585. Teléfono: 00 1 928 612 3159. Precio medio: 55 - 159 €. Web: Grandcanyoninn.com.

Restaurante

ARIZONA ROOM Grand Canyon Village, South Rim, Parque Nacional del Gran Cañón, AZ 86023. Teléfono: +1 928-638-2631. Precio medio: 13 - 18 €. Tipo de comida: americana, suroeste. Web: Grandcanyonlodges.com/dine/arizona-room/

Museo

GRAN CAÑÓN DE COLORADO La web Guias-viajar.com da diversas alternativas para visitar el Gran Cañón, bien en grupo organizado o bien por tu cuenta. En tour: salidas con guía en español desde Las Vegas. Por tu cuenta: recomiendan ir en coche también desde Las Vegas en una excursión de dos o tres días por la antigua Ruta 66. Consultar agencia de viajes