MENÚ
jueves 20 septiembre 2018
14:12
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Intensidad frente a epidermis

Cerró la Filarmónica su ciclo con un concierto de relieve, tanto por el repertorio como por los artistas, con un resultado desequilibrado.

  • Intensidad frente a epidermis

Tiempo de lectura 2 min.

19 de mayo de 2018. 19:10h

Comentada
Gonzalo Alonso 19/5/2018

ETIQUETAS

Obras de Beethoven y Brahms. Piano: M. J. Pires. Orquesta de París. Director: D. Harding, director. Auditorio Nacional. Madrid, 17-V-2018.

Maria Joao Pires tocó con su habitual musicalidad sin tacha. Una artista que vive la música y la hace vivir a la audiencia. El “Tercero” no es el concierto que mejor se adapta a sus cualidades, pero convenció y triunfó. Lo mejor para explicar lo que sucede con ella y el repertorio es acudir a una comparación operística. Una buena soprano ligera cantará estupendamente “La hija del regimiento” o “Lucia di Lammermoor”, pero nunca podrá ser Lady Macbeth. Con el piano sucede otro tanto, aunque sea menos evidente. Pires tocó el tercero como una soprano ligera puede cantar “Traviata”, que bordará el primer acto y tendrá apuros en el resto. Ella no lo pudo hacer mejor en el “Largo”, una maravilla de intimidad, en el que las notas te llegaban al corazón. Tuvo lo menos destacado en el “Allegro con brío” inicial y resultó muy aceptable el tercer tiempo. Además fueron de admirar los limpísimos trinos y una cadencia resaltable. En los tiempos extremos surgió el problema de un Daniel Harding que parecía entender la obra de otra forma mucho más externa, más exhibicionista que la idea de Pires.

Esta concepción, bastante epidérmica, se percibió también en la “Tercera” de Brahms. Buscó deslumbrar, especialmente en el “Allegro” final y la Orquesta de París, siendo una buena orquesta, no tiene el sonido con el que deslumbrar. Entre otras cosas porque la cuerda suena con cierta acidez. Quiso también ofrecer algo personal y lo logró en buen parte en el tercer movimiento, pero le faltó lograr una continuidad en la arquitectura que parecía buscar. Poco le importó al público, poco respetuoso en las pausas, que mostró un enorme entusiasmo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs