Libros

Las últimas voluntades de Darwin

Tanto en la literatura popular como en la culta el libro por antonomasia es la Biblia. De ella parten los demás, ya sean apócrifos, demoníacos o prohibidos, que en los últimos años han protagonizado el subgénero de los «Códigos secretos», iniciado por Dan Brown con «El Código Da Vinci», pero que tuvo un ilustre predecesor español: Arturo Pérez Reverte con «El Club Dumas». Aunque la moda ha remitido, sus efectos siguen vivos, como un miembro fantasma, encontrando acomodo en obras tan singulares como «El dios de Darwin», de la escritora mexicana Sabina Berman, prestigiosa autora del conmovedor relato «La mujer que buceó dentro del corazón del mundo».

Su protagonista, la bióloga Karen, es de nuevo el hilo conductor de este extraño relato que tiene tanto de «thriller» como de reflexión teológica, lo cual no es tan extraño, pues las intrigas que utilizan como trama un libro desaparecido, ocultado durante siglos o maldito, no dejan de contraponerse a un canon, que no puede ser otro que la Biblia o cualesquiera de sus variantes en las que se cuestiona la verdad revelada o se pone en tela de juicio su veracidad.

En «El dios de Darwin», Sabina Berman trata de conjugar tres historias en apariencia disímiles pero que acaban confluyendo en este singular relato que tiene como nexo a su protagonista, un mujer autista, y como pretexto la autobiografía del eminente biólogo Darwin, censurada por sus hijos, y que cuatro personas con intereses contrapuestos –teístas y ateos– leen con la intención de dilucidar si el autor de «El origen de las especies» contraviene su teoría, aceptando un diseño divino en la naturaleza guiado por una inteligencia superior, o se reafirma en sus convicciones científicas.

La novela de Sabina Berman conjuga con maestría los distintos planos que configuran el relato: el teológico, la intriga religiosa, la paranoia inherente al subgénero de «Códigos secretos» –una Santa Alianza entre las tres religiones monoteístas–, y la revelación de partes esenciales de la autobiografía teológica de Darwin, que pondría en evidencia el conflicto planteado ya entonces entre ciencia y religión, ya que la teoría de la evolución contravendría la idea de la creación bíblica.

El resultado es por momentos magistral, con capítulos cortos en donde condensa la farragosa prosa de los «best-sellers» de sectas secretas. Sabina Berman es una meticulosa narradora que huye del realismo mágico de su novela anterior y busca cierta experimentación literaria, mezclando con naturalidad el género de intriga internacional con la novela de ideas. Un sorprendente thriller de intriga teológico que plantea el conflicto creado por Darwin en el terreno religioso, la existencia de Dios, y en el intelectual, las repercusiones morales, que aún siguen debatiéndose en la actualidad.