Mujeres fantásticas

La antología “Insólitas” reúne un conjunto de relatos de género fantástico firmados por escritoras de España y Latinoamérica

Elia Barceló, que recientemente ganó el Premio Edebé, es una de las autoras que participa en la antología /Foto: EFE
Elia Barceló, que recientemente ganó el Premio Edebé, es una de las autoras que participa en la antología /Foto: EFE

La antología “Insólitas” reúne un conjunto de relatos de género fantástico escritos por autoras de España y Latinoamérica

Lo insólito no es solo lo extraño o lo inverosímil, también lo que no puede creerse o cuesta asumir por increíble, raro o inusual. Y en esta fecha, justo cuando se celebra el Día del la Mujer, nada mejor que aproximarse a lo que escriben y les preocupa a las autoras, más allá de las reivindicaciones que hoy invaden las aceras y las calles de España. La antología “Insólitas” (Páginas de espuma) no es únicamente una reunión de textos centrados en el género de lo fantástico, con todos sus atractivos y mundos inquietantes y, en ocasiones, también oscuros, sino además un balcón adecuado para asomarse a su imaginación, preocupaciones, intereses y creatividad.

Los antólogos de este volumen -que sigue la pista de otros tomos anteriores que ya marcaron un antes y un después en el cuento, como “Pequeñas resistencias. Antología del nuevo cuento español” y “Por favor, sea breve”- son Teresa López-Pellisa, profesora de literatura en la Universidad de las Islas Baleares, y el escritor Ricard Ruiz Garzón. López-Pellisa afirma que “los lectores que disfrutan con los géneros no realistas y los investigadores no disponíamos de un libro de referencia en el que encontrar un corpus de autoras latinoamericanas y españolas que cultivaran lo fantástico, la ciencia ficción y lo maravilloso en la actualidad”.

Para Ruiz Garzón existe otra razón, bastante poderosa, para respaldar un volumen como este: "Hacen falta más antologías de escritoras porque las mujeres que escribían han sido históricamente invisibilizadas en el caso de la ciencia ficción, la fantasía y el terror. Esta situación ha sido más grave y se ha prolongado hasta hace nada, especialmente en España y algunos países latinoamericanos”.

Las escritoras que han participado en este libro provienen de las dos orillas del Atlántico. Pertenecen a generaciones diferentes y se mueven estilísticamente por parámetros distintos. Una oportunidad para explorar sus diferentes prosas y proposiciones creativas a través de nombres como Cristina Fernández Cubas, Mariana Enriquez, Ana María Shua, Laura Fernández, Laura Gallego, Cristina Peri Rossi, Elia Barceló, Susana Vallejo, Laura Rodríguez Leiva y Laura Ponce, entre otras, hasta completar una nómina de una treintena de autoras y casi dos tercios de naciones hispanohablantes.

Una oportunidad, como indica Ruiz Garzón, para “distinguir entre los países o las áreas que no han padecido el estigma contra la literatura no realista, como sí ha ocurrido, por ejemplo, en España”. López-Pellisa sí adelanta una diferencia clara: “Hablar a grandes rasgos de características generales me podría hacer pecar de simplista, pero lo cierto es que en los relatos de algunas escritoras latinoamericanas se percibe una mayor presencia de la violencia y la represión política que en las autoras españolas".