Cultura

Hombres G, o el marcapasos musical de España

Anuncian la gira «40 años y seguimos empezando», en la que celebran su aniversario y su objetivo de seguir haciendo música «hasta que la salud nos frene»

La música de Hombres G es el marcapasos de España. Generación tras generación, sus canciones siguen animando cada corazón, sin tener la necesidad de darles cuerda. Miles de personas de todas las edades y estilos, tengan jerséis amarillos o a rayas, conduzcan o no Ford fiestas blancos, sean o no los guapos del barrio, han incluido en sus vidas alguna canción de los Hombres G. Tras 40 años entre garitos y estadios, los temas –o himnos– de David Summers, Rafa Muñoz, Javi Molina y Dani Mezquita se han convertido en banda sonora de nuestro país, y no por mucho que el tiempo pase dejan de admitir que actualmente «estamos en nuestro mejor momento», reconocía ayer Molina, en un encuentro del grupo con la Prensa, y en el que anunciaban una de las giras más ambiciosas de su carrera. Bajo el título «40 años y seguimos empezando», los de las chicas cocodrilo lanzan 40 fechas en las que recorrerán España, Latinoamérica, Estados Unidos y Canadá. Y será un tour especial, pues «la planteamos con actos diferentes, con una escenografía especial, contando nuestra historia desde que empezamos a tocar en el Rock-ola de Madrid hasta que llegamos al Hollywood Bowl de Los Ángeles», dice Summers.

Los Hombres G actuaron ayer durante la presentación de la gira que conmemora sus 40 años en la música, "Y seguimos empezando"
Los Hombres G actuaron ayer durante la presentación de la gira que conmemora sus 40 años en la música, "Y seguimos empezando" FOTO: FERNANDO ALVARADO EFE

«A veces pensamos qué coño hemos hecho para estar aquí», explicaba Muñoz, «hay canciones que llegan al corazón y otras que se quedan en el oído, y nosotros tenemos la suerte de completar todo el recorrido». Y es que nunca pasarán de moda temas como «Devuélveme a mi chica», «Venezia», «Te quiero» o «Voy a pasármelo bien». «La salud es lo único que nos podría frenar», apuntó Summers, pues «la ilusión la tenemos intacta. No sabemos cuál es el techo o el final de esto, porque no tenemos ganas de separarnos ni de que esto acabe». Por tanto, queda por delante mucho mamón al que desearle sufrimiento, muchos escenarios y generaciones a los que seguir cantando y mucho tiempo que, aún dosificado de manera más calmada, intentarán llenarlo de proyectos. Cuatro décadas después, los Hombres G le han echado un par de huevos a la sartén para seguir pasándolo muy bien, y solo acaban de empezar.