Atlético de Madrid

1-0. Godín y la estrategia

El delantero del Athletic de Bilbao Aritz Aduriz (c) trata de escapar entre el belga Alderweireld (i) y Juanfran,
El delantero del Athletic de Bilbao Aritz Aduriz (c) trata de escapar entre el belga Alderweireld (i) y Juanfran,

El guión que escribieron Simeone y Valverde antes del partido se convirtió en realidad una vez que el Atlético y el Athletic se asentaron sobre el césped y desplegaron sus cartas. Todo parecía milimétricamente estudiado y los jugadores, como fieles soldados, se afanaron en cumplir las órdenes. Unos con más brillantez que otros, casos de Koke, Rico, Filipe Luis, Laporte y Godín. Otros, cumplían el papel con discrección –por ejemplo, Adrián, Iturraspe, De Marcos–. Y algunos anduvieron muy despistados. Se nota, como le sucedió a Guilavogui, que el fútbol y el ritmo que impone el Atlético le viene largo. El francés titubeó, perdió el sitio y en el descanso se quedó en la caseta para que entrara Gabi. A Kike Sola en el conjunto bilbaíno le pasaba lo mismo. No encontraba el remate y encima se llevaba todos los palos que repartieron los defensas rojiblancos.

Dicho queda, pues, que había pocos artistas y mucho picapedrero dispuesto a jugar metro a metro, a pelear todos los balones y a impedir que el juego tuviese brillantez. En los primeros minutos fueron los de Valverde los que tuvieron más luces, los que por medio de Ander Herrrera se acercaron al gol. Sin embargo, su posesión de la pelota, con Rico de jefe, no causaba grandes agobios a la defensa de Simeone, preocupado porque al equipo no le circulaba el balón y porque Adrián –falló una ocasión en la segunda parte– no aprovecha sus oportunidades. Tampoco Guilavogui. De los no habituales fueron Alderweireld y Cristian Rodríguez los más entonados.

Como para el Atlético hacer un gol de jugada se ha convertido en una cuestión de Estado y Diego Costa aparece con la venda, aunque se pega con los defensores y es el que más incordía al portero rival, el tanto de la victoria rojiblanca llegó tras un saque de esquina. Lanzó Koke, hubo un rechace, la pelota llegó de nuevo al canterano que centró con precisión para que Godín se elevase por encima de todos y cabecease a la red ante Herrerín.

Un gol que puede ser un tesoro, aunque en la segunda parte el Atlético quiso más con Arda, Gabi y Villa. El Athletic fue a menos, tuvo algún amago, pero se mostró endeble. Repiten los de Valverde resultado fuera de casa (1-0) y lo fían todo para la batalla de San Mamés, que se presentará algo más cruenta que la de anoche, porque estarán en juego las semifinales. El primer puñetazo lo ha dado el Atlético, pero el Athletic en su casa pega de lo lindo. Hay partido y emoción.

- Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Alderweireld, Godín, Filipe; Guilavogui (Gabi, m. 46); Adrián (Arda Turan, m. 59), Raúl García, Koke, Cristian Rodríguez (Villa, m. 77); y Diego Costa.

0 - Athletic Club: Iago Herrerín; Iraola, Laporte, Gurpegui, Balenziaga; Iturraspe; De Marcos, Mikel Rico, Ander Herrera (Beñat, m. 80), Ibai (Susaeta, m. 46); y Kike Sola (Aduriz, m. 61).

Gol: 1-0, m. 40: Godín cabecea un centro perfecto de Koke.

Árbitro: Fernández Borbalán (C. Andaluz). Amonestó a los locales Diego Costa (m. 43), Cristian Rodríguez (m. 60), Arda Turan (m. 76), Gabi (m. 90) y Godín (al acabar el partido), y a los visitantes Aduriz (m. 73), Balenziaga (m. 79) y Gurpegui (m. 90).

Incidencias: partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 40.000 espectadores.