Fútbol

“Todavía nos queda mucho por sufrir. Sigo siendo muy pesimista”

La directora de los servicios médicos de la Federación ve lejano el fin de la pandemia

Fútbol.- El Camp Nou, punto de recogida de muestras de un ensayo clínico de fármacos anti coronavirus
El Camp Nou, punto de recogida de muestras de un ensayo clínico de fármacos anti coronavirus FC BARCELONA

La realidad choca con los deseos y el técnico de la Real Sociedad, Imanol, tendrá que esperar para reunir a sus futbolistas en un campo de entrenamiento. Alguacil tenía todo previsto, sólo debía seguir las recomendaciones de la Liga para la vuelta al trabajo: los jugadores se ejercitarían de dos en dos, guardando la distancia de seguridad y en campos diferentes; antes se habrían sometido a tests ellos, sus familiares y los empleados del club que tuvieran trato directo con ellos; no podrían coincidir en el vestuario y después del entrenamiento cada uno regresaría a su casa para ducharse sin paradas previas.

Sólo quedaría por cumplir el mandamiento del confinamiento colectivo que establece la Liga en su protocolo para que los jugadores permanezcan concentrados en una sola residencia en el momento en que regresen al trabajo. En Alemania hay equipos, entre ellos el Bayern de Múnich, que ya llevan una semana ejercitándose y la Real, como ellos, quería volver a la normalidad.

Pero el Consejo Superior de Deportes le ha recordado que el decreto que regula el estado de alarma prohíbe la utilización de recintos deportivos. «Para retomar cierta normalidad es clave cumplir con el confinamiento. Volverán los entrenos, pero no como gesto insolidario o irresponsable del fútbol, sino como un peldaño más en el camino de una sociedad que recuperará poco a poco la normalidad», asegura la secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano, después de una conversación con el presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay.

«Desde hace cuatro semanas los jugadores del primer equipo se encuentran en sus respectivos domicilios cumpliendo con el programa físico individualizado que se le ha entregado a cada futbolista», aseguran en el club easonense.

El estado de alarma impide que la Real retome los entrenamientos como ha hecho el Bayern de Múnich. «En grupos reducidos, siempre en coordinación con las autoridades y responsables políticos y cumpliendo estrictamente todas las medidas higiénicas dispuestas con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus», explicaba la web del club el pasado lunes. «Después del preceptivo calentamiento la sesión se centró en ejercicios de carrera, disparos a portería y trabajo técnico. Todos los ejercicios se realizaron de forma que se pudiera mantener la distancia mínima requerida», añadían. «Ha sido una sensación muy extraña», confesaba el portero y capitán del equipo alemán, Manuel Neuer.

Para llegar a eso en España queda tiempo. La Federación trabaja en un protocolo con pautas «para la vuelta segura a la competición». De momento es un borrador coordinado por la directora de los servicios médicos de la Federación, Helena Herrero, y en el que están involucrados científicos y expertos en medicina y rendimiento deportivo.

«Cuando se haya encontrado una vía segura para salir de esto habrá que hacer una vuelta segura con una serie de pautas desde el punto de vista de la salud y pautas desde el punto de vista de la preparación física», explicaba la doctora Herrero en la última reunión mantenida con la AFE y con LaLiga. «Da igual que sea fútbol-sala, fútbol playa... podría valer para cualquier actividad. Lo único que se pretende es proteger la salud del jugador y que no haya un número elevado de lesiones como ocurre siempre después de una pausa», añadía.

Pero el futuro no está despejado. «Estamos trabajando mucho para que la vuelta a la competición se haga de una manera segura, pero que nadie piense que esto de la pandemia se ha solucionado porque no es así, todavía nos queda mucho por sufrir. Sigo siendo muy pesimista», reconoce la doctora Herrero.

Mientras, los jugadores de la Real Sociedad continuarán con el trabajo individualizado en sus domicilios.