Así fue la ejemplar celebración de la afición del Sevilla

Uno 300 aficionados con mascarillas acudieron al punto habitual donde el club hispalense celebra los títulos

Thumbnail

El sevillismo se hizo notar en la capital hispalense durante la final de la Europa League y a su conclusión lo festejó por la calles de la capital andaluza, pero sin aglomeraciones debido a las restricciones sanitarias y medidas de prevención por la pandemia de coronavirus. Ya en las horas previas al partido se pidió desde distintas instituciones públicas y desde el propio club que los aficionados vivieran la final con la intensidad que se debía en este evento, pero sin incumplir las normas establecidas debido al COVID-19.

Una vez concluido el partido se escucharon en distintos sectores de la ciudad petardos y el explosionar de cohetes y también el claxon de motos y coches que lucían banderas y símbolos sevillistas.

Punto de atención especial fue la Puerta de Jerez, plaza céntrica en Sevilla donde los aficionados del Sevilla se reúnen para festejar los éxitos de su equipo. Desde primeras horas del viernes, la fuente de la plaza fue perimetrada con vallas ante la posibilidad de que fuera tomada por los hinchas, pero los que se concentraron tras el partido, unos trescientos seguidores, estuvieron dispersados y sin crear aglomeraciones, aunque sí haciéndose notar con cánticos y vítores.

Una fuerte presencia policial, tanto de la Nacional como de la Local, estuvieron pendientes de que los festejos no fueran a mayores y tras un tiempo de concentración solicitaron a los grupos de aficionados que se disolvieran de la zona, lo que se produjo sin incidentes.