Luis Enrique: “No recuerdo haber visto nada como lo de Ansu Fati”

Ansu asombra al seleccionador y a todos los demás. “Lo conozco perfectamente y sé de lo que es capaz, pero...”, dice el técnico asturiano

A los dos minutos de partido Ansu Fati ya había roto el esqueleto de un defensa ucraniano y provocado un penalti. “No voy a decir que no me ha sorprendido, aunque lo conozco perfectamente y sé de lo que es capaz, pero en el minuto dos se atreve a hacer eso con esa naturalidad, hace un caño en la banda, regatea al contrario y le hacen penalti”, reconoce Luis Enrique.

Eso lo hizo Ansu con 17 años y sólo 45 minutos de experiencia con la selección absoluta. “Creo que no recuerdo haber visto eso en otro partido, pero tendré que aceptarlo”, añadía Luis Enrique. Después de esa primera jugada decisiva del partido el seleccionador se volvió hacia sus ayudantes con una mezcla de asombro y de satisfacción por haberse atrevido a alinear a un futbolista tan joven.

“Cuando hacemos la lista siempre decimos lo mismo, no miramos el carné, si tienes 35 años o 17 y en este caso se cumple claramente”, explica el preparador asturiano. “Eso no significa que no haya que entender que Ansu Fati jugará partido malos en el futuro, otros en los que se equivoque muchas veces... Forma parte del aprendizaje, pero no es normal que con esa edad tenga ese desparpajo”, reconoce.

Ansu es la bandera de la renovación de la Roja. “Un futbolista diferente”, dice Luis Enrique cada vez que se le pregunta por él. Es el símbolo del cambio, de una selección en la que han debutado seis jugadores en los dos últimos partidos. Pero ninguno con la trascendencia del estreno de Ansu Fati, que va más allá de ser el goleador más joven en la historia de la selección. Con 17 años y 311 días superó un récord que llevaba vigente 95 años.

En los últimos minutos de partido contra Ucrania, Luis Enrique lo utilizó de falso “9″ con Dani Olmo en una banda y Ferran Torres en la otra. El más “veterano” de esa delantera era Dani Olmo, que tiene 22 años. Luis Enrique alabó el trabajo de Ansu Fati en defensa. “Lo intentaremos gestionar para que ayude lo máximo al qupo, como ha hecho durante todo el partido, no sólo con balón, sino también sin balón. Tanto a él como Gerard [Moreno] y como Dani Olmo les hemos pedido que taparan a cuatro jugadores siendo tres, eso genera un desgate pero ha provocado que el resto del equipo pudiera defender mejor”, valoraba el técnico español

Pero Fati ha llegado aquí para romper todas las marcas. El peligro es que se desvíe del camino, por circunstancias externas o internas como les pasó a otros, como Bojan y Munir, también de la cantera del Barcelona, pero que resultaron decepciones tan tempranas como su debut. En el caso de Munir pudo la prisa por hacerlo seleccionable para España y no para Marruecos. Bojan también podría haber elegido jugar con Serbia, pero nunca se lo planteó en esa época. Llegaba de ser el máximo goleador de las divisiones inferiores de la selección y el cuerpo técnico de la Federación confiaba a ciegas en él.

Bojan renunció a jugar la Eurocopa que cambió el destino de España y también el suyo. La sensación es que Ansu Fati nunca renunciaría a una posibilidad como ésa. A él le espera al final de la temporada y Luis Enrique espera que nada se tuerza. “Miedo no me da. Por la madurez que le he visto estos días y por el trato que le vamos a dar en su club y nosotros aquí en la Federación. Es evidente que con esa edad se le puedan subir los pájaros a la cabeza, pero creo que es lo suficientemente maduro para saber que el camino que está llevando ahora mismo es el mejor, es un chico muy tranquilo, muy humilde y seguro que va a seguir así”, explica el seleccionador.

Jesús Navas, uno de los veteranos de la selección, también le recomienda seguir ese camino, “con esas ganas, esa tranquilidad y esa ilusión que tenemos todos”.

Luis Enrique no cree que asuma ningún riesgo con tanto debutante y tan joven. “Cuando tú ves entrenar a los jugadores, ¿qué riesgo hay?”, se pregunta. “Si tienen la calidad y el hambre necesaria no hay riesgo, aunque el riesgo siempre existe en el fútbol”, dice el seleccionador. Pero ninguno con tanta calidad y tanta hambre como Ansu Fati.