Los Lakers de LeBron y Davis gobiernan con autoridad las Finales de la NBA

Mandan por 2-0 pese a los esfuerzos de los Heat en el segundo partido (124-114). Entre las dos estrellas de los Lakers sumaron 65 puntos, 23 rebotes y 10 asistencias

LeBron James, Anthony Davis y sus Angeles Lakers están a dos victorias del anillo. Se impusieron en el segundo partido por 124-114 ante un rival que acusó las bajas de Dragic y Adebayo, peleó hasta el final, pero hizo poco más que cosquillas a los californianos. Las dos estrellas de L. A. reflejan la superioridad de un equipo que ha ido muchos cuerpos por delante de los Heat en los dos primeros partidos de las Finales. Entre ambos ofrecieron una producción inagotable: 65 puntos, 23 rebotes y 10 asistencias. LeBron rozó el triple doble (33 puntos, 9 rebotes y 9 asistencias) y Anthony Davis hizo lo que quiso en los tres primeros cuartos (32 puntos y 14 rebotes, 8 de ellos ofensivos). A los Heat les queda recuperar a sus lesionados, seguir apelando al orgullo y rebajar la presencia de alguna de las dos estrellas de los Lakers. Si no sus días en las Finales están contados.

Sin Dragic, una de sus referencias exteriores, y sin Adebayo, su indiscutible pilar interior, había que comprobar cuál era la respuesta de Miami. Y más después del abuso de los Lakers durante muchos minutos del primer partido. Spoelstra apostó por Meyers Leonard. Un interior importante antes del confinamiento y marginal en la burbuja de Disney. Es el único jugador de las Finales que escucha el himno estadounidense en pie. Anotó un triple para empezar. El lanzamiento exterior fue la respuesta de los Heat al arreón inicial de los Lakers. Davis, Howard, un par de tapones para asustar... Miami se tambaleó, pero siguió en pie porque LeBron James y compañía arrancaron sin puntería en el triple. Erraron los cinco primeros, pero cuando empezaron a anotar desde fuera a los Heat no les quedó otra que limitarse a sobrevivir.

Butler se vio obligado a hacer un poco de todo. Fue el salvavidas al que se agarraron los Heat porque surgían vías de agua por muchos sitios. Vogel tiró de banquillo y la respuesta de los suplentes de los Lakers volvió a ser excelente. Rondo, Kuzma, Caruso, Morris... todos anotaron de tres. Los Lakers no necesitaron el mejor porcentaje de su historia antes del descanso como hicieron en el primer partido. El 9/22 después de los cinco primeros errores llevó a Miami al límite (68-51) muy pronto.

Los Heat fueron incapaces de poner remedio a la cantidad de puntos encajados. Los Lakers, después de entregarse a los secundarios, se pusieron en manos de LeBron y Davis. Entre los dos anotaron los primeros 16 puntos del tercer cuarto. La sensación de superioridad fue insultante. Ambos hicieron lo que quisieron. El dominio de Davis en el rebote ofensivo -atrapó cuatro casi seguidos y fue cuando más se echó en falta a Adebayo- le llevó hasta los 30 puntos a mitad del tercer cuarto y fallando sólo dos tiros de campo. Los Heat tuvieron el mérito de no derrumbarse viéndose muy inferiores. El empeño de Butler, Herro y Olynik obligó a los Lakers a seguir apretando.

El último cuarto fue revelador de la superioridad de los Lakers. No necesitó anotar con facilidad para mantener el control. Apenas diez puntos en los siete primeros minutos, pero los Heat no estrecharon las diferencias. Siempre fueron 10-12 puntos por debajo, una distancia que permitió a los californianos vivir sin agobios. Davis dejó de producir, pero LeBron se bastó para dejar a los Lakers a dos victorias del anillo.

124. Los Angeles Lakers (29+39+35+21): James (33), Caldwell Pope (11), Greene (3), Davis (32) y Howard (6) -quinteto titular- Rondo (16), Kuzma (11), Caruso (6), Morris (6) y Smith (0).

114. Miami Heat (23+31+39+21): Herro (17), Butler (25), Robinson (9), Crowder (12) y Leonard (7) -quinteto titular- Olynik (20), Nunn (13), Iguodala (7), Hill (0) y Jones (0).

Árbitros: Capers, Guttrie y Lewis. Sin eliminados.

Incidencias: AdventHealth Arena. Segundo partido de las finales de la NBA.