Vuelta a España. La lección de compañerismo de Chris Froome

“No le puedo pedir a un compañero algo que yo no haría por él”, dice el británico, convertido ahora en gregario

Froome, trabajando para Richard CarapazKiko HuescaEFE

Chris Froome ha ganado siete grandes vueltas: cuatro Tours, dos Vueltas y un Giro, pero no duda en ponerse a trabajar para su compañero Richard Carapaz, como ha demostrado en los últimos. Se le ha visto llevando bidones y el domingo, sin ir más lejos, trabajó para marcar el ritmo que le pedía el ecuatoriano en el ascenso al Cordal, el último puerto antes del Angliru.

Antes de afrontar estas jornadas decisivas en Asturias, con La Farrapona y el Angliru, el ciclista británico escribía en Twitter “es el momento de regresar a las montañas”. Y citaba al ex ciclista Jens Voigt, al que atribuye la frase “piernas, callaos" como manera de motivarse y olvidarse del dolor de piernas después de casi dos semanas de carrera.

“Por favor, no te degrades haciendo el trabajo de un gregario. Céntrate en la nueva temporada y el año que viene podrás volver a ganar", le decía un aficionado. La respuesta de Froome estaba cargada de ética y de compañerismo, pura filosofía de trabajo en equipo. “No puedo pedir a un compañero que haga lo que yo no haría por él”, respondió.