El desafío mundial de Miriam Gutiérrez

La boxeadora española pelea este sábado por cuatro cinturones contra la irlandesa Katie Taylor, la mejor del mundo libra por libra

Miriam Gutiérrez pelea por cuatro títulos mundialesCipriano Pastrano DelgadoLa Razón

«Voy a estar ocho días en Londres y no voy a ver ni el Big Ben», cuenta Jero García, el entrenador y «hermano» de Miriam Gutiérrez. El preparador y la boxeadora están «encerrados» en el hotel Hilton de la capital británica, preparándose para una pelea histórica, la que enfrenta hoy a Miriam con la irlandesa Katie Taylor (DAZN, 23:00 horas), la reconocida como mejor boxeadora del mundo libra por libra.

«Esto es lo máximo que quiere cualquier boxeador español. Estamos en las grandes ligas, contra la mejor del mundo y disputando cuatro cinturones. Ahora sólo pedimos disfrutar del combate», dice Jero. «Jamás en la vida un boxeador o boxeadora española ha disputado cuatro títulos la misma noche. Sólo Poli peleó por tres cinturones y con el mejor del mundo», explica. Taylor pone en juego los cinturones de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA), del Consejo (WBC), de la Organización Mundial (WBO) y de la Federación Internacional (IBF). «Las comparaciones son odiosas y nunca voy a comparar el combate de Poli contra el gran Whitaker, número uno, con éste, porque al boxeo femenino le queda mucho camino para parecerse al masculino», añade el entrenador de Miriam, conocida como «La Reina».

Para la pelea cuenta con el patrocinio de Leone, una marca italiana de guantes, pero no es el dinero lo que la ha llevado hasta Londres. «Desgraciadamente la paridad en el boxeo no existe y si encima le añadimos la pandemia hay que reconocer que la bolsa que cobramos no sería la ideal, pero nosotros queremos este combate, y como lo queremos lo aceptamos», explica Jero.

La española compagina el boxeo con su labor como concejala de Mujer en el Ayuntamiento de Torrejón y con sus charlas en las que intenta concienciar en la lucha contra la violencia machista que ella misma sufrió. La preparación no ha sido sencilla, con las dificultades agravadas por la pandemia. Para el entrenamiento no han podido contar con la ayuda de boxeadores de fuera y Jero ha recurrido a la cantera de su gimnasio, la Escuela, en el barrio del Lucero. «Gracias a Dios tengo un gran elenco de boxeadores amateurs y competidores. Miriam siempre ha boxeado con chicos y hemos recurrido a chicos que eran parecidos al boxeo de Katie Taylor para que nos echaran una mano. Y en la última parte ya hemos contado con chicas», explica Jero. Fueron dos las boxeadoras profesionales que ayudaron a Miriam en el último tramo de su preparación, Vanessa Caballero, –«la chica con la que debutó Miriam en el Casino», cuenta Jero– y Sheyla Martínez, campeona de España.

En Londres, por la mañana han trabajado el cardio y por la tarde, en el ring. Desde su hotel, Miriam y Jero ven el estadio de Wembley, donde se disputará el combate. Allí entrenan y descansan, acompañados por otros tres miembros del equipo: Aarón, el físico; Tomás Martín, el ayudante de Jero; y el mánager, Óscar «Rayito» Sánchez. Los cinco viven en una burbuja perfecta. «Total y estricta», cuenta Jero. «Entramos en el ascensor y hay un guardia de seguridad que dice a los de abajo “bajan tres”. Imagínate cómo estamos. Nunca he estado más protegido en mi vida», añade.

Echan de menos salir a la calle, pero eso no altera la concentración de «La Reina». «Miriam está a lo suyo, descansa, habla con sus hijos, escucha música, lee y está muy tranquila en la habitación. El que sueña con Katie Taylor he sido yo», confiesa Jero. Miriam y su equipo llevan en Londres desde el pasado sábado y se han sometido a tres pruebas PCR antes de la pelea. Y una vez sobre el ring no contará con la presión del público.

La velada se celebra a puerta cerrada. «Para nosotros, mejor. Venimos a pelear fuera y considero que eso es una ventaja para nosotros. Es como pelear en campo neutral. Cuando peleas fuera, los golpes aunque no lleguen, suenan –por el público– y eso puede llegar a influir en los jueces. Aquí no hay nadie», cuenta Jero. Lo sabe bien el entrenador de Miriam, que decidió retirarse del boxeo después de perder el campeonato de la Unión Europea en Italia contra el italiano Lorenzo Di Giacomo por decisión de los jueces.

A Taylor no la arroparán sus aficionados. A Miriam la arropa un compañero muy especial, el periodista David Gistau, fallecido este mismo año de manera prematura. Era uno de los miembros de la tribu de Jero y de Miriam y les acompañará con su nombre estampado sobre unas camisetas que les ha enviado un admirador. «Saldré con ella al ring y luego me pondré la de Leone, para que esté en la esquina con nosotros», dice Jero.