Así han sido los últimos días de Maradona

El astro argentino trataba de recuperarse en su exclusiva casa de San Andrés con psicólogo y enfermera las 24 horas al día

Maradona, junto a su médico, Leopoldo Luque
Maradona, junto a su médico, Leopoldo LuqueInstagramLa Razon

Tras haber abandonado la Clínica Olivos, donde fue operado el pasado 3 de noviembre de un hematoma en la cabeza y comenzó un tratamiento por un cuadro de abstinencia, Diego Maradona trataba de recuperarse en su flamante casa en San Andrés , un barrio exclusivo ubicado entre Nordelta y el complejo Villa Nueva, en el límite entre Tigre y Escobar.

La casa fue especialmente adaptada para que pueda continuar con su tratamiento contra un cuadro de abstinencia alcohólica que llegó a provocarle episodios de delirio y confusión.

El médico de toda la vida de Maradona, Alfredo Cahe, ya alertaba entonces de que la situación ahora era ‘inmanejable’, revelando que sufría problemas hepáticos y cardíacos. “Tiene que recibir tratamiento para dejar de beber alcohol. Toda su familia está de acuerdo en que Diego, como está ahora, es ingobernable. Tiene problemas de hígado, problemas cardiovasculares. No es su cerebro por un lado, su hígado por otro, su estómago. Es una mezcla de todo. Su futuro es un misterio”, afirmó.

A pesar de ello, Maradona logró salir de la clínica y este pasado fin de semana le quitaron los puntos, lo que supuso un gran paso que le permitió recibir el alta definitiva del cuadro por el que fue operado.

El astro argentino parecía avanzar en su recuperación acompañado por una enfermera las 24 horas (se aloja en una habitación de la propiedad) y sus hijas Gianinna y Jana que lo visitaban a diario. Hace pocos días su hija Jana destacaba en redes sociales la enorme disciplina y voluntad de su padre para superar su delicado estado de salud.

Hasta su nuevo hogar, alquilado y acondicionado para albergarlo, se trasladaban periódicamente su médico personal, Leopoldo Luque, y el psicólogo que lo trata. En los últimos días, Luque incluso había apuntado la posibilidad de que el astro pudiera volver a su su labor en el Gimnasia, una decisión que debía ser aprobada por un “comité médico”.

Hoy Maradona se ha ido rodeado de los suyos. Su hijas Gianinna y Jana. Dalma y Dieguito Fernando y sus hermanos y hermanas; y también Maxi Pomargo (su mano derecha y cuñado del abogado Matías Morla) que se instaló en la vivienda para atenderle a diario.