Fórmula 1

Grosjean se quita las vendas y enseña la secuelas en las manos después del accidente

Ya no lleva vendas y puede manejarlas con normalidad, aunque la imagen revela la gravedad de las quemaduras y las marcas que le han dejado en las manos

Romain Grosjean, con su gato
Romain Grosjean, con su gato FOTO: Twitter

Romain Grosjean sufrió un grave accidente a finales del pasado mes de noviembre del que salió sin apenas daños para lo que podía haber sufrido. La peor parte se la llevaron sus manos, completamente quemadas al abandonar el habitáculo del coche.

El piloto francés estuvo durante mucho tiempo con las manos completamente vendadas para curar las quemaduras que sufrió y ahora las ha descubierto y las ha enseñado en su cuenta de Twitter. El piloto ha publicado una imagen con su gato y otra en la que se puede ver el estado de sus manos. La mano izquierda es la más afectada, con cambio de color en piel por las quemaduras, especialmente en el nudillo del dedo índice, prácticamente descarnado.