¿Está el Barcelona en bancarrota? Tiene que pagar 730 millones y puede comprometer los salarios

Se han hecho públicas las deudas del club: con la Juve, el Ajax, el Liverpool, el Palmeiras, el Eibar...

Messi, en un partido del Barcelona
Messi, en un partido del BarcelonaMARCELO DEL POZOREUTERS

Lo que se intuía del Barcelona se reveló ayer con datos y cifras. El club tiene un problema económico muy grave, con una deuda de 1.173 millones de euros, de los que 731 son a corto plazo. Y es que, además, la entidad ha aumentado en un 55,5 por ciento la deuda neta en una sola temporada, pasando de los 217 millones de euros del ejercicio 2018-2019 a los 488 millones del 2019-2020. Y también ha incrementado en un 31 por ciento la deuda a corto plazo, que pasa de 505,5 millones a 731. Esta deuda neta de 488 millones sitúa la ratio estatutaria marcada en el artículo 67 de los estatutos del club azulgrana, de Deuda/EBITDA, en 3,64, claramente por encima del límite máximo marcado, que es de 2.

Los datos son asombrosos si se miran al detalle: el Barcelona debe 196,7 millones de euros en traspasos de jugadores, según la memoria que la entidad hizo pública ayer y que confirma su más que delicada situación económica. Según Laporta, el favorito entre los candidatos a la presidencia, el club está en la situación más delicada de su historia.

Entre las partidas del debe se encuentran esos 196,7 millones de euros por traspasos de jugadores, como el de Frenkie de Jong, por el que el club catalán aún tiene que pagar al Ajax 48 millones de euros; Philippe Countinho (40 millones al Liverpool); Francisco Trincao (9,8 millones al Sporting de Braga); Junior Firpo (9 millones al Betis); o Matheus Fernandes, fichado del Palmeiras hace un año, y por el que todavía se adeuda al club brasileño 4,6 millones, pese a que el jugador sólo ha disputado 17 minutos con el primer equipo. En cambio, el Barça sólo tiene pendiente de cobrar en traspasos 46,4 millones de euros, por lo que el balance en esta partida arroja un saldo negativo superior a los 150 millones.

Según la memoria anual, durante la temporada 2019-2020 la entidad tuvo unos ingresos de explotación de 885,4 millones de euros, cuando la previsión era ingresar 1.059. Es decir, 203,7 menos que se atribuyen a la pandemia.

Esos 855 millones suponen, además, una reducción del 14 por ciento respecto a los 990 millones de euros que el FC Barcelona ingresó en el ejercicio anterior, y unas pérdidas después de impuestos de 97 millones de euros.

Esa pérdida de ingresos proviene principalmente del retorno parcial de abonos a los socios, de la pérdida de taquillajes por los partidos a puerta cerrada y de los ingresos de explotación de instalaciones del club.

Incluso puede haber problemas con las nóminas. Según asegura Cuatro, el Barça, que no ha podido afrontar el fichaje de Eric García, estaría buscando un crédito para pagar lo que cuesta el salario de Messi.

Las deudas del Barcelona
Las deudas del BarcelonaLa Razón (Custom Credit)

Mientras, sigue la guerra por la presidencia. ”Entendemos que abrir las puertas del Barça SA, como apunta el eje Laporta- Font, con propuestas de capitalización imposibles de devolver y la pérdida por siempre jamás de parte capital de los negocios del club es una perspectiva que nuestros socios no votarán”, manifestó Freixa.

El candidato considera que ntee los intereses políticos, mediáticos y económicos que necesitan recuperar deprisa todo el dinero invertido en esta campaña en el Barça, los socios ven en ‘Fidels al Barça’ a “un presente capaz de encontrar las mejores soluciones, austeras, efectivas y sólidas”. ”No prometemos vender activos porque esto supone empobrecernos sino nuevos recursos que todavía son posibles y una mejora de la calidad de los patrocinadores que refuerzan y garantizan nuestro modelo de propiedad”, aseguró.

“Electoralmente estamos sólo ante las amenazas de perder el Barça de los 121 años de historia que representan Laporta y Font. Pero, contamos con la fuerza y la unanimidad de los socios que no renunciarán al club que hemos forjado desde Gamper con total independencia de los grandes lobbies que hoy mueven el mundo”, reiteró.