Fútbol

El doble trabajo de Koeman

El técnico vuelve a hacer de «portavoz» a la espera de las elecciones y admite que lo de Bartomeu da mala imagen al club. Al mismo tiempo, tiene fe en remontar al Sevilla

Koeman, durante un partido del Barcelona esta temporada. El técnico cree en la remontada en Copa ante el Sevilla
Koeman, durante un partido del Barcelona esta temporada. El técnico cree en la remontada en Copa ante el SevillaEnric FontcubertaEFE

Ronald Koeman está deseando que llegue el domingo para que el Barcelona vuelva a tener un presidente y él deje de ser lo más parecido a un portavoz del club, porque habla cuatro veces por semana, antes y después de los partidos (y es prácticamente el único que lo hace), además del entrenador del equipo. La detención de Bartomeu ha sido el último episodio de unos cuantos desde que decidió dejar la selección holandesa para fichar por la entidad azulgrana el pasado verano. Fue el propio «Barto» quien lo contrató para suplir a Quique Setién, y la situación ya era delicada después del 2-8 del Bayern Múnich en la Champions y de haber perdido una Liga en la que iban primeros a la vuelta del confinamiento. A eso se unía una complicada situación económica para renovar el equipo, y faltaba el capítulo estrella, el burofax de Messi. «Uno no sabe lo que puede suceder en el futuro. El día que me llamaron del Barça, estaba convencido de aceptarlo, sabiendo que era un momento complicado. Con dificultades para hacer cambios en la plantilla y dar oportunidades a los jóvenes. La vida es altibajos, afrontar y resolver problemas», dijo ayer el holandés cuando le preguntaron si se arrepentía. Porque los problemas continuaron con la dimisión de Bartomeu, los previsibles altibajos del equipo en el césped y el retraso de las elecciones. El premio gordo ha sido el estallido del «Barçagate». «Para la imagen del club no es bueno. Hay que esperar a ver qué puede pasar. Yo no estuve aquí, así que no puedo opinar sobre eso. Nosotros tenemos que intentar hacer nuestro trabajo y ganar el partido», dijo el preparador. Todo esto sucede justo en una semana en la que el Barça ha recuperado la segunda posición en Liga y se juega el pase a la final de Copa con el Sevilla, al que intentará remontar el 2-0 de la ida. Por «x» o por «y» el ruido no acaba nunca. «Todos los clubes pasan momentos difíciles. Sí que es verdad que nos pasan muchas cosas, pero el equipo y el staff técnico estamos trabajando muy bien. Estamos luchando por ganar. Eso es lo importante», admitió Ronald.

A la batalla de la Copa se puede unir Pedri. La última imagen que se había visto del canario era en unas muletas y sin apoyar el pie izquierdo. «Lesión muscular», decía el primer parte médico, lo que le descartaba para unas dos semanas como mínimo. Pero tres días después se entrenó con el grupo. «Hay cosas que casi ni se pueden explicar. Yo también estuve sorprendido ayer [por el lunes], que ya hizo un entrenamiento individual. Hoy ha entrenado sin problemas. Hay que esperar a mañana, pero puede entrar en la lista», dijo sorprendido Koeman. El canario es el futbolista que más ha impactado al entrenador. Cuando llegó al Camp Nou le dijo que no sabía nada de él y que le tenía que demostrar lo que valía. Le ha convencido rápido y se ha convertido en un fijo en sus alineaciones titulares. Dentro de su pequeño cuerpo, Pedri esconde mucho talento y trabajo, siendo el futbolista que más metros recorre del conjunto barcelonista. La ventaja del Sevilla es muy importante, pero Koeman, siempre optimista, cree que tienen posibilidades si logran convertir sus ocasiones y dejar la portería a cero. Tras una racha nefasta de goles en contra, Ter Stegen lleva dos partidos sin recoger balones de la red, una de ellas precisamente contra el conjunto hispalense, que no llegó a tener ni una ocasión clara el pasado sábado en Liga.

En ese encuentro a Koeman le funcionó un dibujo con tres centrales que podría repetir, aunque el holandés considera más importante la actitud y la capacidad de presionar bien y ordenado que el esquema. En eso coincide con Lopetegui. «Hemos jugado contra muchos equipos con defensa de tres, nosotros también lo hemos hecho. Más que sorprender o no, hay que ser capaces de dar respuesta a las muchas cosas que pasan en un partido», opinó el entrenador del Sevilla, que puede apostar por Suso y Óliver para dar más dinamismo a un equipo al que le faltó decisión el pasado sábado. Lopetegui no va a recuperar todavía a Ocampos y Acuña, aunque si viajaron con el grupo a la Ciudad Condal. Es un día grande para el Sevilla en busca de una nueva final.